¿Y si Sherlock Holmes la pifió?

"El caso del perro de los Baskerville", Pierre Bayard (Anagrama)

¿Y si Sherlock Holmes se equivocó en su más famosa investigación? Ése es el fascinante punto de partida de este ensayo, una obra de “crítica policial” -como gusta llamarlas su autor- que sigue el camino emprendido por“Qui a tué Roger Ackroyd?”“Enquête sur Hamlet”, donde dinamitaba las pesquisas descritas en y los procesos narrativos de las obras de Agatha Christie y Shakespeare.

Pierre Bayard, profesor de literatura francesa en la Universidad Paris VIII y psicoanalista, autor del indispensable“Cómo hablar de los libros que no se han leído” (uno de esos títulos que no debe faltar en tu estantería si quieres ser el centro de atención de todos los cócteles), traducido a más de veinte idiomas y también publicado por Anagrama en esta Colección Argumentos, pone en tela de juicio el desenlace de “El sabueso de los Baskerville”, una de las aventuras más conocidas del personaje creado por Conan Doyle. El francés establece nuevas relaciones entre los personajes del relato, descubre ante nuestros ojos detalles que se transforman en revelaciones y acaba cuestionando la mismísima solución a la que había llegado la mente deductiva de Holmes. O lo que es lo mismo, el razonamiento lógico de su creador.

¿Sufría Conan Doyle de un complejo frente a su propia creación? ¿Conocemos la identidad del verdadero culpable? ¿Puede un escritor engañarse a si mismo, y por ende, a sus queridos lectores? A estas y otras preguntas responde Bayard con una prosa tan sugestiva como de agradable lectura, no tan farragosa como pudiera parecer a primera vista.

He aquí pues un libro idóneo para fans del canon holmesiano (aunque quizás pongan en grito en el cielo o se rasguen las vestiduras), adoradores de los misterios de la literatura y amantes de la metanarrativa. Sin duda, debe estar en la mesita de noche de Charlie Kaufman

 

FREEK! te recomienda:

Tali Carreto

Siempre me tiró el lado oscuro: de renacuajo me metía debajo de las sábanas con una linterna y un libro. Menos mal que no me dio por las velas. Luego llegaría la sala del cine: tengo el record mundial de visionados de "Tiburón". Y al final, los antros: en una ocasión una chica se rompió el tobillo bailando lo que yo pinchaba. Literalmente. Catacrack. Pero un día vi la luz y con los Guisado bros. como jedialiados alumbré al mundo la FREEk!, el Monkey Week y algún que otro sarao interplanetario. No está mal para alguien que no sabe girar a la izquierda, como Zoolander.


Deja tu comentario


× cuatro = 12

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD