Autobiografía tramposa

Eddie Campbell

 

Autoparódico y divertido ejercicio de metacómic, en el que Campbell -uno de los invitados en el próximo Saló del Cómic de Barcelona- relata su desaparición y búsqueda, a través de múltiples personajes, tanto del círculo íntimo del creador como del imaginario cultural que atesoran los años de oficio. Realidad y ficción son plastilina que deformar, todo para llegar a un punto cero que revela el incierto sino de los que se dedican a las bellas artes.



:mrgreen: : Hay mucha parodia en “El destino del artista” (Astiberri). ¿Crees que el arte a veces peca de autoindulgente?
Con el humor siempre alcanzas otras cotas. Y si tenía que hablar de mí mismo durante tantas páginas, iba a necesitar mucho sentido del humor. (Risas) De todas maneras, sólo soy un personaje más del drama. El verdadero sentido del cómic es preguntarse por la creatividad y el papel del artista en el mundo. Ahí, mis conclusiones son bastante pesimistas…

“La película de “From Hell” no estaba mal, aunque no tenía mucho que ver con lo que creamos.”

:mrgreen: : ¿Cómo surgió, y se desarrolló, la idea de esta especie de metacómic?
De casualidad. Mi propósito era escribir una novela, pero no podía parar de insertar viñetas aquí y allá. Como ves, lo intenté, pero me resultaba imposible encontrar una voz que no sonara impostada. Entonces, decidí que lo mejor era escribir como si alguien mirara por la ranura de la cerradura, en una especie de novela de detectives. Y mi forma de dibujar se tornó autobiográfica, como casi siempre… Añadí una especie de tira clásica del típico matrimonio discutiendo, algo muy popular hace ochenta años, y una fotonovela, presentada por una mujer atractiva. Ahí puse a mi hija. Y eso es todo.

:mrgreen: : En España se te conoce sobre todo por “From Hell”, con Alan Moore, que llegó a adaptarse al cine.
Tardamos diez años en finalizarlo…pero mereció la pena. Diez años después, todavía sigo viviendo gracias a esa obra. Recientemente cobramos muchos royalties de España. El dinero no llegó hasta hace poco porque en su día Alan se olvidó de enviar los certificados necesarios para poder recibir cobros desde el extranjero. La película no estaba mal, aunque no tenía mucho que ver con lo que creamos.

:mrgreen: : ¿Y en cuanto a “Bacchus”?
Es otra de mis obras que parece escrita en un tiempo inmemorial…El simple hecho de pensar en tanto alcohol me pone enfermo. (Risas)

:mrgreen: : Siendo escocés, vives en Australia. ¿Te afecta en tu arte, de algún modo, el país donde te encuentras?
Esto es muy caluroso y húmedo, con palmeras en el jardín. Seguro que me ha influenciado. Por ejemplo, uno de mis libros empieza con una extraña polilla tropical entrando de noche por mi ventana. Representa mi crisis de la mediana edad. Hablo de “The Snooter”.

:mrgreen: : Tienes ya cincuenta y cinco años. ¿Cómo percibes a esta edad tanto tu vida como el trabajo?
¿¿Cincuenta y cinco?? ¡Gracias por recordármelo! (Risas) Me estoy convirtiendo en un viejo gruñón, como les pasa a todos. Voy por ahí rechinando los dientes, siempre a punto de explotar. Y el mundo no ha ido en la dirección que pensé que iría. Creo que mantenemos el mismo nivel de estupidez de siempre; la tecnología no se ha impuesto. Ahora cada vez me cuesta más y más terminar mis obras (suspira)…Perdona por terminar dando la nota. (Risas)

 

FREEK! te recomienda:

Ignacio Reyo


Deja tu comentario


× 5 = diez

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD