Ese viejo marinero

José Ignacio Lapido, "De Sombras y Sueño" (Pentatonia Records)

José Ignacio Lapido continúa su trayectoria en solitario a su ritmo, pausado pero seguro, sin prisas pero con la convicción de conocer el camino que está recorriendo, sabedor de los pasos que dar en cada momento. “De sombras y sueños” mantiene la línea del aclamado “Cartografía” publicado hace dos años, un glosario de cantos a la nostalgia, el desencanto y la tristeza. Como ya se veía en aquel disco, Lapido suena cada vez más compacto, canta mejor y se atreve con nuevos matices (“Olvidé decirte que te quiero”), aunque, sobre todo, sus canciones siguen cinceladas a fuego lento, con la intensidad habitual del granadino, quizá algo más reflexivo si cabe.

En esta ocasión lo más llamativo, dando por sentado el alto nivel compositivo, son las colaboraciones. Eva Amaral en “Doble salto mortal”, Juan Aguirre en “Cansado”, o Quique González con “En medio de ningún lado”, añaden distintos matices a las canciones de Lapido, cuya voz no es su punto fuerte. Y claro, entre todas las colaboraciones hay una que reina sobre las demás: Miguel Ríos, mito viviente del rock’n'roll patrio convierte “La hora de los lamentos”, sobresaliente composición de por sí, en una de las canciones de la temporada, con aroma a clásico desde ya mismo. Sencilla, juguetona, en ella Ríos se compenetra a la perfección con Lapido, contrapunto del tono pesimista de la canción, dotándola de la maestría y la dulzura de quien está de vuelta de todo, un viejo marinero que no sabe retirarse del mar y que transmite carisma y sabiduría en cada nota.

Grandes canciones, disco enorme.

 

FREEK! te recomienda:

Javi Torreira


Deja tu comentario


tres − 2 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD