Pornografía para psicópatas

"El arte más íntimo", Poppy Z. Brite (La Factoría de Ideas)

Dexter Morgan parecería Emilio Aragón si tuviera la mala fortuna de tropezarse con los inmisericordes protagonistas de esta novela. Aunque no lo parecería durante mucho tiempo: en cuestión de horas habrían profanado todos sus orificios corporales para después darse un banquete caníbal del que no quedarían más sobras que un puñado de huesos mondos y lirondos.

La elegantísima portada de esta nueva edición de “El arte más íntimo” (una obra maestra de la literatura de terror de los 90 felizmente rescatada por La Factoría) puede confundir a algún lector despistado precisamente por sus reminiscencias del “Dexter” televisivo. Así que conviene dejarlo claro: no, este libro no trata sobre psicópatas adorables que solo matan a los malos en un pulcro entorno artificial de plástico y asepsia. Los psicópatas de “El arte más íntimo” matan por placer, sin códigos y sin excusas, porque no conciben la vida de otro modo y porque jamás han llegado a sentir el menor asomo de empatía por esas criaturas, esos tristes humanos que algún dios benévolo ha puesto a su disposición como presas complacientes.

“El arte más íntimo” es un libro sucio, casi en todos los sentidos posibles del término. Quien lo lea sentirá, en más de un pasaje, unas ganas tremendas de soltarlo e ir corriendo a lavarse las manos con estropajo y agua fuerte. Pero la guinda en este pastel de carne descompuesta es el estilo exquisito de su autora, una de las prosistas más sofisticadas de su generación (no es casual que en los últimos años haya aparcado el género terrorífico para escribir una serie de novelas protagonizadas por un par de cocineros de Nueva Orleans). Pocos han descrito con tanta belleza el mal más absoluto: hasta al mismo Baudelaire se le iría el color de la cara si leyera sobre el paisaje de flores de podredumbre que cierra este indigesto compendio de pornografía para psicópatas.

 

FREEK! te recomienda:

Alejandro Romero

Mientras se hunde en el asfalto, Alejandro Romero traduce libros de magia, escribe tebeos crípticos como "La canción de los gusanos" y tratados herméticos como "El humor en la sociología posmoderna" (sí, en serio), y se materializa en las más recónditas universidades andaluzas para enseñar sociología a los inocentes, así, a traición y con toda su mala idea.


Deja tu comentario


seis + = 14

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD