Un detective llamado Poe

"Edgar Allan Poe y el misterio de la bella cigarrera", Daniel Stashower (Alba)

A Daniel Stashower le pierde su pasión por el misterio: firma habitual en cabeceras tan prestigiosas como The New York TimesThe Washington Post, como disfruta de lo lindo es perpetrando pastiches tan curiosos como “Houdini y Sherlock Holmes”, que publicara hace un par de años en nuestro país La Factoría de Ideas, o elaborando minuciosas biografías como “Teller of Tales: The Life of Arthur Conan Doyle”, que le valió el Premio Edgar justamente.

En “Edgar Allan Poe y el misterio de la bella cigarrera”, obra que nos ocupa, conjuga con buena letra y mejor fortuna su afición a los enigmas y su presteza en relatar vidas ajenas. Aquí le toca el turno al autor de “El cuervo”, de existencia tan errática como atractiva, siempre a salto de mata entre la ruina más triste, los arrebatos de genio y las cogorzas de órdago. La vida de Poe daría -de hecho, ha dado ya- para relatos biográficos de lo más variopinto.

Stashower le interesa, no obstante, más allá de la enésima biografía, hilvanar la curiosísima relación entre el escritor y el brutal asesinato de una joven, Mary Rogers, que conmocionó a la opinión pública de la época y desató una retahíla de polémicas y enfrentamientos entre autoridades y medios que acabaron transformando el Nueva York de entonces. Poe vislumbró en el caso de la desdichada cigarrera el vehículo perfecto para poner en práctica las peculiares dotes deductivas de su héroe Auguste Dupin, célebre protagonista de su no menos aplaudido “Los crímenes de la calle Morgue”, un éxito en la carrera del escritor al que siempre quiso volver en busca de esa estabilidad -económica, artística, emocional- que siempre se le escapaba de las manos. “El misterio de Marie Roget” fue el resultado, debidamente afrancesado para la ocasión y que aquí se publica también como necesario apéndice, de sus pesquisas.

Stashower relata en tramas paralelas la investigación policial del crimen y la creación de la nouvelle de Poe, describiendo con pasmoso detallismo los personajes protagonistas de tan real trama y el deambular del escritor de un trabajo a otro, de una ciudad a otra, de un amor a otro, de una botella a otra, siempre con la cigarrera en su mente. Y así, entre la crónica de sucesos, el retrato histórico y el biopic, a Stashower le sale un cruce de géneros tan digerible como recomendable.

 

FREEK! te recomienda:

Tali Carreto

Siempre me tiró el lado oscuro: de renacuajo me metía debajo de las sábanas con una linterna y un libro. Menos mal que no me dio por las velas. Luego llegaría la sala del cine: tengo el record mundial de visionados de "Tiburón". Y al final, los antros: en una ocasión una chica se rompió el tobillo bailando lo que yo pinchaba. Literalmente. Catacrack. Pero un día vi la luz y con los Guisado bros. como jedialiados alumbré al mundo la FREEk!, el Monkey Week y algún que otro sarao interplanetario. No está mal para alguien que no sabe girar a la izquierda, como Zoolander.


Deja tu comentario


uno + 1 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD