Jesús Lens y Francisco J. Ortiz, exploradores del celuloide

¿Qué tienen en común un profesor de literatura y el responsable de microcréditos de una caja de ahorros? En el caso de estos especímenes concretos, una voraz curiosidad intelectual, una grafomanía compulsiva que se desborda en cualquier medio que se les ponga a tiro, un estilo literario impecable, y una pasión tan grande por la cultura popular que no tienen más remedio que compartirla con todo el mundo en libros como “Hasta donde el cine nos lleve” (Almed), una guía de los viajes y odiseas de la humanidad a través del séptimo arte.

:mrgreen: ¿Hace falta volver a casa para que el trayecto valga la pena?
JL: Volver permite asentar las emociones vividas. Y a quienes nos gusta crear nos posibilita darle forma. Hasta los viajeros más avezados, como el Ulises de la “Odisea”, terminan volviendo; aunque cada uno de forma muy diferente a como salió.
FJO: No es necesario: se dice que lo que importa es el viaje en sí y no el destino. Pero los cinéfilos, que durante el viaje estamos atentos a otras cosas, agradecemos volver a casa para seguir viendo películas.

:mrgreen: ¿Os lo habéis pasado tan bien como parece?
JL: Sí. Lo bueno que tiene aunar tres pasiones como los libros, los viajes y el cine es que nos ha permitido viajar con palabras, imágenes e imaginación durante meses mientras repasábamos la historia de la humanidad. Ha supuesto un gran esfuerzo, pero ha valido la pena. ¡Hasta el infinito y más allá!
FJO: Mi madre siempre ha dicho que los cinéfilos son como los cazadores, que cuando se juntan sólo hablan de su principal pasión. Y Fernando Marías, que ha presentado el libro en Gijón y Madrid, nos dijo que hacía novelas y no películas sólo porque resulta más asequible. A Jesús y a mí pocas cosas nos gustan más que hablar de cine.

:mrgreen: Parece que últimamente los viajes del cine se nos quedan cortos y preferimos las odiseas televisivas.
JL: En la televisión actual está todo lo que nos interesa como espectadores. Bueno, en la tele y en Pixar. El talento, la inteligencia y un concepto del que nadie se acuerda cuando vamos al cine: la libertad creativa. Los mejores escritores están trabajando para la HBO. Sus personajes son más densos y contradictorios. Las tramas, más complejas.
FJO: Poco puedo añadir, salvo que soy menos fanático de la tele que mi compañero y estoy menos desengañado del cine. Aún quedan cineastas con algo que contar y que saben contarlo bien.

:mrgreen: ¿Hasta dónde os ha llevado el cine? ¿Habéis planeado más viajes?
JL: Como los matrimonios bien avenidos además de compartir proyectos volamos por libre. Yo sigo insistiendo con el cine y su relación con otra de mis grandes pasiones: los bares. Porque nuestra educación, no sólo la sentimental, se ha forjado acodados a una barra de bar. Sin ánimo de echar una lacrimógena mirada atrás, la del 70 es la última generación que se crió en los bares. Luego llegaron los botellones y los chats, que no son ni mejores ni peores a la hora de relacionarse, pero son otra cosa. Así, como homenaje a esas universidades de la vida, estoy terminando “Café-Bar Cinema”, que nos llevará a conocer garitos de los seis continentes.
FJO: En esta ocasión he preferido mantenerme al margen; quiero disfrutarlo como un lector más. Seguro que valdrá la pena tomarse esa copa como lo valió hacer el viaje. Además me gustaría centrarme en mi tesis doctoral: un estudio de las relaciones entre la literatura y sus versiones ilustradas como herramienta de difusión de la lectura. También he empezado una novela titulada “El factor Kubrick”… Sí, de nuevo el cine. Parece que no nos podemos librar de él.

 

FREEK! te recomienda:

Alejandro Romero

Mientras se hunde en el asfalto, Alejandro Romero traduce libros de magia, escribe tebeos crípticos como "La canción de los gusanos" y tratados herméticos como "El humor en la sociología posmoderna" (sí, en serio), y se materializa en las más recónditas universidades andaluzas para enseñar sociología a los inocentes, así, a traición y con toda su mala idea.


Deja tu comentario


− ocho = 0

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD