“Quítame tus sucias manos de encima”. Aventuras en su pulp(a)

Hernan Migoya (Norma Editorial)

Tan directo título se lo debe el autor a “El planeta de los simios”. Están -en versión original, of course- al comienzo de este libro, alegando ser “las primeras palabras que el humano Charlton Heston dirige a otra civilización”. Como demostraba aquella obra maestra de la s/f, Migoya sabe que no hace falta (atención, si eres de los pocos que no la han visto, que viene spoiler) viajar a otro planeta para encontrarse con las injusticias sociales, la lucha de clases y la sinrazón humana.

Algo similar, aunque mucho más anecdótico, claro, le pasó al bueno de Migoya cuando viajó a Perú para celebrar su boda y tuvo que pasar el calvario de 13 horas de discurso prematrimonial. A pesar de la paliza, el que fuera centro de la polémica con aquel “Todas putas” se dio cuenta que, bajo aquel techo religioso, las diferencias clasistas tan habituales en la sociedad latina desaparecían de un plumazo. Y de ahí surgió la idea de este libro, la aventura de dos pijos perseguidos por nativos salvajes comandados por el Señor Santo, un villano a la altura de la mitología a la que homenajea Migoya en cuatrocientas y pico páginas que son pura delicia pulp.

Escritor, guionista de comics y cineasta, Migoya sabe utilizar los códigos, mezclar géneros y lanzar guiños al respetable sin parecer pedante ni tropezar en el plagio. Y sobre todo, divirtiendo al lector casi a cada párrafo. Que a la fiesta se unan 51 dibujantes e ilustradores de primera fila, de Peter Bagge Paco Alcázar, de Josep María BeáPaco Roca, de MaxMauro Entrialgo, sólo aumenta el goce de un libro que funciona en un doble registro -como relato de aventuras y como juego referencial- a las mil maravillas.

 

FREEK! te recomienda:

Tali Carreto

Siempre me tiró el lado oscuro: de renacuajo me metía debajo de las sábanas con una linterna y un libro. Menos mal que no me dio por las velas. Luego llegaría la sala del cine: tengo el record mundial de visionados de "Tiburón". Y al final, los antros: en una ocasión una chica se rompió el tobillo bailando lo que yo pinchaba. Literalmente. Catacrack. Pero un día vi la luz y con los Guisado bros. como jedialiados alumbré al mundo la FREEk!, el Monkey Week y algún que otro sarao interplanetario. No está mal para alguien que no sabe girar a la izquierda, como Zoolander.


Deja tu comentario


nueve − 9 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD