El intimismo más pop

Anne Arbor, “La Habitación de Música” (Siesta)

A veces, para sacar una conclusión bastan treinta segundos. Como, por ejemplo, que este disco sólo debería haberlo sacado Siesta.

Hablamos de un nuevo capítulo de la mejor tradición nacional de pop elegante e intimista, con fuertes reminiscencias de La Buena Vida (de la mejor de las buenas vidas, claro está), de Kiki d’aki, de Pauline en la Playa o de Las Escarlatinas, nombres esenciales en la constitución de la identidad del ilustre sello madrileño. Si alargamos la espera sólo un poco más, hasta el primer minuto, entraremos en territorio comanche, poniendo a prueba nuestra capacidad para dejarnos acariciar por la ola de sensibilidad y belleza contenida en ese maldito primer corte.

Todo se explica cuando averiguamos que nos encontramos ante el trabajo pergeñado por dos músicos, Pedro Vigil (Penelope TripEdwin MosesVigil) y Natalia Quintanal (Nosotrash), escondidos tras los alias de Peter AnneNathalie Arbor, cuya trayectoria les da para recrearse ahora en un proyecto preciosista, pero no afectado, delicado, pero no ramplón, intelectual, pero no pedante, barroco, pero no cansino.

El ideario del dúo habla de pop aristocrático, algo que habría hecho las delicias de Carlos Berlanga, más cuando viera sus enseñanzas plasmadas en dos temas como “Mrs. Crisis” y “Salones de Bohemia”; también vuelve a haber espacio para todos los que lamentamos la retirada de la escena de Irantzu Valencia en “La gran confusión” o “Los reyes del nightclub”. En fin, serenidad y glamour para equilibrar un poquito el (algo) estridente panorama nacional.

FREEK! te recomienda:

Isaac Lobaton


Deja tu comentario


uno + 6 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD