The School, soul pop de altos vuelos

The School, “Loveless Unbeliever” (Elefant)

Aunque llamados a ocupar el lugar que dejó vacante Camera Obscura en Elefant, si nos aproximamos un poco veremos que no son tantas las similitudes de los galeses con el grupo de Tracyanne Campbell.

Éstos se caracterizan por trazar melodías bellísimas que siempre rematan con la solución más sencilla, que no facilona, mientras que los de Liz Hunt -así se llama la rubia vocalista y compositora del 97% del repertorio del grupo- transitan por unos senderos que lo aproximan más hacia el soul pop (Marvelettes, Supremes, coordenadas compartidas con los compañeros de escudería de Lucky Soul) que hacia la redondez pop, contando además con unas letras mucho más directas.

Difícil no empatizar con la Hunt cuando, apesadumbrada, se lamenta de lo difícil que le resulta encontrar un caballero con verdaderas ganas de serlo en “Valentine”, de que el chico que ella conoció ha dejado de ser el chico que ella conoció en “Is It True?”, o cuando, en los dos primeros temas de la Cara B se pone un poco más en su sitio para, primero, clamar por que no la vuelvan a molestar y, segundo, regodearse de que, chaval, es más que tarde para estar arrepentido. Claro que, poco después, reclamará un tercer hombro (“Shoulder”)…

Altibajos, crisis de autoestima, crisis de identidad, arropadas por arreglos de cuerda con suficiente presencia para emocionar sin caer en el efectismo. Y una anécdota sintomática: un par de homenajes al “Be my baby” de The Ronettes, que se dan al final de “Is He Really Coming Home?” y al comienzo de “All I Wanna Do”. White and bottled.

FREEK! te recomienda:

Isaac Lobaton


Deja tu comentario


+ 8 = doce

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD