Miguel Ángel Vivas, los sueños de la razón producen monstruos

Fue uno de los enfants terribles del cine español de este segundo milenio. Con poco más de un cuarto de siglo, el sevillano sorprendió con “Reflejos”, un entretenido thriller que consiguió el premio Ópera Prima de Antena 3. Sin embargo, su presencia en primera línea se había difuminado bastante. Ahora vuelve por partida triple con un nuevo largometraje, el guión de las nuevas aventuras de Lorna y “Los sueños de la razón”, una novela criminal acerca de un policía que investiga la aparición de una mano amputada en un riachuelo.

:mrgreen: “Reflejos”, tu primer largometraje, era un thriller policiaco. Ahora vuelves a frecuentar esos territorios en “Los sueños de la razón”, tu debut en la novela. Bueno, es el género con el que empecé a leer, a escribir y a ver cine. Por otra parte, era algo generacional. A mi padre le gusta mucho la novela negra y siempre hemos tenido muchos libros de ese género en casa. Por eso, a la hora de escribir una novela o una película, salen esos gustos y aquellas cosas con las que te has educado.

:mrgreen: Tu libro mezcla los típicos elementos detectivescos con una trama que nos habla de unos supuestos experimentos realizados en psiquiátricos con los hijos de republicanos y otros opositores al régimen de Franco. ¿Cómo se te ocurrió esta peculiar combinación?

El libro no aparece en un primer momento como novela. Lo que ocurrió es que cayó en mis manos un libro donde se hablaba de las locuras del nazismo. Es un tema que me ha interesado mucho, porque es algo que no llego a comprender en esta vida: la barbarie y la amoralidad del ser humano. A partir de ahí, y sin saber qué iba a hacer, empecé a leer sobre cómo se ha tratado al enfermo mental a lo largo de la Historia. Llegó un momento en el que tenía un montón de datos y quería sacarlo de alguna forma. Primero me lo planteé como un guión cinematográfico, aunque luego me di cuenta que de esa manera no me valía porque quería contar muchas cosas. Fue entonces cuando me lancé a hacer una novela criminal, porque es la que más encajaba para contar todo esto.

Todos tenemos un poco de perdedores y todos arrastramos nuestros propios fantasmas.

:mrgreen: Aunque es una novela, tus descripciones son muy visuales. ¿Tienes pensado llevarla al cine o adaptarla como una serie de televisión?

Me encantaría. Sólo falta que un productor lea la novela y le interese hacerla. Siempre pienso en imágenes. A la hora de escribir, siempre suelo tener muy claras las imágenes en mi cabeza. Lo único que queda entonces es escribirlas.

:mrgreen: Tu personaje principal vuelve a ser un perdedor, como lo era George Corraface en “Reflejos”. ¿Qué es lo que te atrae tanto de los perdedores?

Todos tenemos un poco de perdedores y todos arrastramos nuestros propios fantasmas. Ese tipo de personajes hace que nos identifiquemos más con ellos.

:mrgreen: También eres un gran fan del fantástico y del mundo de los cómics, ¿qué es lo que te ha llevado a ser el guionista del gran Alfonso Azpiri en las nuevas aventura de Lorna, “El cementerio de márfil rojo”?

Ha surgido por amistad. Tengo la suerte de poder llamar amigo a Alfonso Azpiri. Hace tiempo que hablábamos de la posibilidad de escribir algo juntos. Un día, mientras tomábamos una cerveza, me comentó la posibilidad de una colaboración. No me lo tuve que pensar dos veces. Esa misma noche estaba en casa con el lápiz, el papel y el ordenador dispuestos para escribir el guión. Le mandé una propuesta, le gustó y poco después tuvimos lo que va ser lo nuevo de Lorna.

:mrgreen: ¿Qué diferencia ves entre escribir una historia para un cómic y hacerlo para una novela o una película?

Formalmente son muy diferentes. A la hora de plantearte cómo escribir un cómic, me di cuenta que no sólo que tenía que escribir una historia sino planificar lo que pasaba en cada página y en cada viñeta. Era casi como hacer el story-board de una película. No obstante, siempre es lo mismo: contar historias. Lo que ocurre es que cuando terminas de escribir una novela es algo ya acabado. En cambio, si escribes un guión de cómic tienes que esperar a que el dibujante haga las ilustraciones. El problema del cine es que dejas un guión en un cajón durante muchos años y, si tienes mucha suerte, un productor puede confiar en él y terminar levantando el proyecto.

:mrgreen: ¿Cómo definirías “Secuestrados”, tu segundo largometraje?

Es una película de terror en estado puro, porque no hay monstruos sino seres humanos.

 

FREEK! te recomienda:

Julio Vallejo

Creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Desde entonces lo ha hecho en Lainformacion.com, Europa Press, Freek Magazine, Cine para leer, Culturamas,Tendencias Magazine, Notasdecine.es, Aviondepapel.tv, los libros “Cine para leer” o la agencia Coveritmedia, entre otros medios.


Deja tu comentario


× 6 = treinta seis

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD