Ché, qué monstruo

Dario Adanti



Humorista gráfico, ilustrador, director de cortos. Este argentino universal parece tener mil caras, y todas divertidas, como sus creaciones. “Monstruos Modernos”, editado por Astiberri, es su último zoológico -sea animal o humano- viñetado, una vez más contando con la pluma diestra de Jordi Costa.



:mrgreen: : ”Monstruos Modernos” es una colección de las crónicas aparecidas en el suplemento On Madrid de El País, que acabaron justo en noviembre de 2007. ¿Qué tal resulta verlas ahora en la distancia?
Ver a la distancia tu propio curro es una cosa curiosa. Muchos de los dibujos que me entusiasmaron en su día, pasa el tiempo y no veo por qué me habían entusiasmado. Y otros que en su momento te dieron guerra y les tienes manía, al verlos con el tiempo les cojes coriño. Pero en el caso concreto de “Monstruos Modernos” eso no me pasa. Porque incluso reconociendo que re-haría algún que otro dibujo, sobrevive el concepto, la idea que me disparó el artículo de Jordi, y por eso no puedo dejar de ver los dibujos del libro como una pieza mas de esa maquinaria que es el libro en sí. Y creo que es por eso que el libro en su conjuno no pierde vigencia aunque naciera como una colaboración sobre eventos puntuales.

:mrgreen: :Joaquín Reyes, Sofia Coppola, Leonardo Dicaprio, Frank Miller, George Clooney, Julio Medem, la cultura indie, el orgullo gay, o el brunch aparecen retratados en estas páginas… ¿para ser cronista hay que estar en la pomada?
¡Ja ja! ¡Me encanta la frase “estar en la pomada”! Es como de la Transición y el cine del destape. ¡”Pomada” es una palabra que cada vez que se refiere a la Modernidad la vuelve antigua! Ahora hablando en serio, creo que para ser cronista simplemente hay que ser buen observador de lo que te rodea. Si no eres observador puedes ser cualquier cosa menos cronista. Y si no miren a Ray Charles.

:mrgreen: :Con Jordi Costa te une algo muy especial, ya son varias las obras que habéis afrontado juntos. ¿Asusta trabajar junto a una fuente de sabiduría pop como la suya?
No, la verdad es que no asusta. Además, nuestra amistad surgió de forma natural cuando empezamos a colaborar juntos en “Vida Mostrenca” porque nos gustaban las mismas cosas y odiábamos cosas muy similares. Trabajar con Jordi es más bien todo lo contrario al susto. Es como ir al parque de atracciones, asistir a una clase magistral y reirte con malicia, todo en uno. Cada vez que leo uno de sus textos tengo ganas de ver cierta película, de leer cierto libro, de conocer cierto autor, o de robarle una frase maliciosa para soltarla en el momento preciso. ¡Me despierta una avidez de lo más saludable!

:mrgreen: :Por cierto, y hablando de Costa, su mostrenco preferido resultó ser Diógenes. ¿Tienes tú algún especimen mostrenco preferido?
Tengo varios, pero el que más perdura en el tiempo es Macedonio Fernández, un escritor argentino de principios del siglo XX absolutamente demencial. Tanto en su obra como en su vida. Pero, al igual que Diógenes, era un tipo que en su rareza se escondía su sabiduría. Una sabiduría para nada acorde con los tiempos que corren. ¡Ni a los tiempos que corrían en aquellos tiempos!

:mrgreen: :No sólo te dedicas al azaroso mundo de la ilustración, sino que también has realizado cortos como “Vacaláctica”, “La hora del Hombre Cacto” u “Otro corto con niños”. ¿Cómo decides que una historia ganará más en movimiento que en viñetas?
En eso soy muy poco racional, es como si ya se me ocurrieran las historias con el formato adherido a ellas. Supongo que tiene que ver con que la idea me parezca más enfermiza o deforme para un medio que para otro. Porque eso es lo que me hace risa a mí. A mí me hace reir lo que me deja pasmado, lo que no me puedo creer que esté pasando. En el caso de ¨Vacaláctica¨ resultaba estupidamente gracioso el hecho de animar cuadro a cuadro algo que es casi estático, por dar un ejemplo. Así que cuando se me ocurre una historia, ya sé en qué formato puede ser más desconcertante, y en ese formato lo hago.

“Ni siquiera le pregunto a mis amigos qué opinan de mi trabajo, no soy tan hijo de puta como ponerlos en una situación semejante.”

:mrgreen: :Has trabajado en medios de EE. UU., Argentina, España… ¿varía tu concepción del humor según las fronteras o el toque Adanti tiene comprensión universal?
La verdad es que no varía para nada. Cambian las palabras, pero mi humor no está sostenido por el gag coloquial, ni por el guiño generacional, ni por la referencia costumbrista. No es algo premeditado, me sale asi, siempre me salió así. Si un tipo va caminando y de pronto se cae de culo, nos reímos todos. Y nos reímos en España, en Argentina y en la China. El humor es eso llevado a diferentes campos, más o menos sofisticado, apoyado en tal o en cuál recurso, pero en escencia es un tipo cayéndose de culo. Si lográs que el otro se sorprenda con la caída, aunque sea con una abstracción, entonces funciona en cualquier idioma. Ahora bien, si tu humor es muy referencial, lo único que pasa es que tendrás que pagarle a un mejor traductor para que se lo curre mucho más.

:mrgreen: :Se dice, se cuenta, se rumorea que eres uno de los renovadores de El Jueves, y por extensión del humor gráfico nacional, junto a otros autores como Miguel Brieva. ¿Cómo le sientan a uno estos piropos?
¿Estuvieron hablando con mi madre? La verdad es que no pienso mucho en esas cosas. Tampoco veo que se dice de mí en los foros o en la web. Y es que esa frase, no te voy a engañar, me puede alegrar el día, pero si leo que me ponen a parir soy capaz de comerme la cabeza una semana entera. Así que no me compensa, me tira más el látigo que la medalla. Así que intento no enterarme de nada y me concentro en hacer lo mio más bien compulsivamente. Intento ser sincero con lo que hago y no parar de currar. Ni siquiera le pregunto qué opinan a mis amigos, no soy tan hijo de puta como ponerlos en una situación semejante. De todos modos uno sabe sus referentes y conoce sus artimañas y sus coartadas, lo que te deja poco lugar para creerte nada. Como dijo el humorista argentino Fontanarrosa: “El estilo es la suma de todas tus limitaciones”. Así que yo más bien creo en lo que decía el escritor Roberto Arlt, de que el arte es un 10 por ciento de inspiración y un 90 por ciento de transpiración.

:mrgreen: : No te entretengo más, viajemos en el tiempo: ¿qué será lo próximo que veremos con tu firma?
Estoy todo el rato haciendo cosas y nunca sé muy bien cuál ganará la carrera por la supervivencia en mi orden de voluntades. No sé lo que será, pero sí sé lo que no será. No sacaré un disco, no haré un transplante de órganos, no inventaré una nueva tecnología, no ganaré una medalla olímpica y no creo que salve al planeta… Sólo les puedo adelantar que, sea lo que sea, será dibujado. Pero que esto último quede entre nosotros.

 

FREEK! te recomienda:

Tali Carreto

Siempre me tiró el lado oscuro: de renacuajo me metía debajo de las sábanas con una linterna y un libro. Menos mal que no me dio por las velas. Luego llegaría la sala del cine: tengo el record mundial de visionados de "Tiburón". Y al final, los antros: en una ocasión una chica se rompió el tobillo bailando lo que yo pinchaba. Literalmente. Catacrack. Pero un día vi la luz y con los Guisado bros. como jedialiados alumbré al mundo la FREEk!, el Monkey Week y algún que otro sarao interplanetario. No está mal para alguien que no sabe girar a la izquierda, como Zoolander.


Deja tu comentario


5 + ocho =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD