Concha Velasco. Reina Madre

Resulta difícil presentar a una primera dama de nuestra escena sin caer en la petulancia o el sonrojo. Y es que Concha es mucha Concha. Actriz veterana en plena forma, toda una insititución en nuestro cine, Concha Velasco sigue encadenando papeles en cine, teatro y televisión sin signos de cansancio, rutina o encasillamiento. Conversamos con “la madre que todos los gays quisieran tener”, en palabras de Nacha La Macha, antes de subirse a una de las carrozas del Día del Orgullo Gay con sus compañeros de “Chuecatown”, el penúltimo engarce en un collar de celuloide, el suyo, repleto de perlas y brillantes.

 

: Tu Antonia de “Chuecatown” es toda una madraza. ¿Te inspirate en esas madres del cine italiano a lo Loren o lo Magnani?
No, señor. Y mira que yo siempre me inspiro en alguien, aunque para mí inspirar no es copiar ni nada de eso. Algunas veces, por ejemplo, me he inspirado en Shirley McLaine, y otras en Mary Carrillo. O en mi madre, a la que he utilizado muchísimo, que era una señora maravillosa, con tanto sentido del humor y con una manera muy especial de andar porque estaba enferma… En “Santa Teresa” y en “Tormento”, sin ir más lejos, he echado mano de mi madre. Pero, ¿a que no sabes a quién trataba yo de recordar en este personaje? ¡Pues a Martínez Soria! Es que yo pensé que si ese personaje, en lugar de ser una mujer fuera un hombre, sería sin duda Paco Martínez Soria… A quien yo he admirado enormemente. También he dado bastantes homenajes a Mari Carmen Prendes.

: En “Chuecatown” hay actrices con dilatada experiencia como Rosa María Sardá o tú misma, con actores más jóvenes como Edu Soto o Pablo Puyol…
Bueno, esto se viene haciendo muchísimo últimamente, pero los americanos, que nos ganan siempre -y no hablo de política, ¿eh?, sino de talento cinematográfico- ya llevan años haciendo esto. Ellos son los primeros en poner a gente joven con otra que ya no lo es tanto, porque el cine exige una fotogenia y el cine, para qué nos vamos a engañar, es machista por naturaleza. Exige una belleza, una fotogenia, una juventud que el teatro no. Sobre las tablas puedes estar haciendo papeles hasta que te mueras. Pero en el cine no. El otro día lo contaba muy bien Alejo Sauras: eso de tener al lado una persona mayor te da algo así como solvencia. Sin embargo, yo aprendo mucho de los jóvenes. Me encanta trabajar con ellos, porque nosotros estamos ya de vueltas: que si esto ya lo he hecho yo, que si este papel ya lo he interpretado… Y al trabajar con ellos, que todo es nuevo y todo lo hacen por primera vez, es aleccionador.

“Yo aprendo mucho de los jóvenes. Trabajar con ellos es aleccionador”

: Aun así suponemos que ellos pedirán consejillos…
Hombre, claro. Y yo me he llevado genial con toda esta gente de “Chuecatown”. Hemos hecho grandes amistades, yo sobre todo con Pepón Nieto. En la película es mi yerno y nos llevamos a matar, y en cambio tanto dentro como fuera del plató nos hemos llevado maravillosamente. Parece que en el cine o en la televisión tienes que hacer amigos entre los compañeros a la fuerza, porque sí, y no, eso es una cosa que surge. Y con Pepón, desde luego, ha surgido una amistad muy grande… Por supuesto, también me ha encantado trabajar con Rosa María Sardá. Siempre he dicho que es una actriz a la que admiro y con la que me gustaría trabajar. Es más, a mí siempre me gusta trabajar con aquellos a los que admiro. Por ejemplo, me encantaría trabajar con Nuria Espert. Y he trabajado con Mary Carrillo, con Nati Mistral…

: Mujer, has trabajado con los mejores…
Es que se aprende una barbaridad trabajando con ellos y con ellas. Con Adolfo Marsillach, con Pepe Sacristán…

: Hablando de nombres propios: últimamente andabas involucrada en “Enloquecidas”, lo nuevo de Juan Luis Iborra…
Ahí sí que he metido un homenaje tremendo a Mari Carmen Prendes. He tenido tres papeles seguidos de mujer con mucho temperamento. Primero, la madre de “Bienvenido a casa”. Después, “Chuecatown”. Y ahora, “Enloquecidas”. He intentado que fueran, aun así, tres mujeres diferentes. Pero no sé si lo habré conseguido, hijo mío.

: Seguro que sí. Y eso que te olvidas de tu protagonista para esa serie producida por Cuarzo, a punto de estreno, de la que se dice que eres una Angela Channing a la española…
Absolutamente. A mí la serie me tiene fascinada. Los dos primeros guiones, que es lo único que he leído hasta el momento, han enamorado a Televisión Española y a todo el mundo. De verdad, es que son como pequeñas películas. Y empiezas a leerlos y dices: “Dios mío de mi vida, qué bien que Cuarzo invierta en una serie”. Porque es una serie muy cara, de interiores, exteriores, un reparto de actores de los de toda la vida, como digo yo… Y el director, que es muy meticuloso, se llama Norberto López Amado, que ha hecho mucha publicidad y una película de terror con Carmelo Gómez hace unos años estupenda. (Se refiere a “Nos miran”) Yo estoy enamorada de esto, de veras. Lo que sí les noto preocupados, porque pensaban en un principio que se llamara “Toreros”, pero luego han decidido que no, porque quizás iba a confundir a la gente. ¿Y qué no les va a confundir? Pues que le llamen “Carmen Orozco”, que es mi personaje… Ja ja ja…

: De la tele al teatro, ¿algún proyecto nuevo tras tu reencuentro con “Filomena Marturano”?
Volveré con ella en septiembre. Lo que me encanta a mí, porque como no me gusta encasillarme, nunca lo he hecho y quizás por eso me mantengo aquí, es que puedo hacer tres personajes a la vez… Ja ja ja… Y no estar loca, como el bolero.

“No me gusta encasillarme, nunca lo he hecho y quizás por eso me mantengo aquí”

: Lo tuyo con las tablas es toda una historia de amor. Tenemos entendido que fuiste bailarina en la compañía de Manolo Caracol…
Sí, sí, sí. Y me quedé con una admiración y un respeto por Manolo Caracol, que cuando me tocan a Manolo y su familia salto, porque soy casi una hija suya. Todas esas cosas que dijeron a raíz de la película que se hizo sobre Lola Flores… Yo soy íntima amiga de toda la familia, se portaron conmigo fantásticamente, el primer amor de mi vida fue Enrique Ortega, y Manolo Caracol era no sólo un gran empresario, sino también todo un señor. ¡Yo no lamento nada de lo que hecho en esta vida, querido!

: Lo de convertirte en estrella de la canción fue una casualidad, tras cantar “La chica ye-yé” en “Historias de la televisión”, ¿cierto?
Sí, era una canción anecdótica dentro de la película, porque la canción que sonaba durante toda la película era “Oh John”, también de Augusto Algueró, y lo de “La chica ye-yé” fue como una broma… Era el momento en que se llevaba lo ye-yé y entonces el director de la película, José Luis Sáenz de Heredia, Algueró y el letrista, Antonio Guijarro, decidieron hacer esa canción. Lo que ocurrió fue que en el Palacio de los Deportes hubo que cambiar la cámara de sitio y había entrado público de verdad, no figuración, y José Luis me dijo: “Conchita, cántales ‘La chica ye-yé’ para entretenerles”. Y les canté “La chica ye-yé” tres veces.

: ¿Y no te llegan ofertas ahora para grabar algún disco?
No, han salido discos míos con motivo de las películas y las comedias musicales que he hecho. Hay una cosa que se llama “De Concha, Conchita” donde vienen las canciones de las películas. A mí me hubiera gustado que editara “Carmen, Carmen”, “La truhana”… Bueno, “Carmen, Carmen” es una joya. El otro día oí a Antonio Banderas decir que hay que hacer una Carmen moderna y yo dije, jope, pues la “Carmen” de Antonio Gala que dirigió José Carlos Plaza en el ‘88 con música rockera, ya me dirás tú lo que era… En fin, yo sé que no canto mal, pero siempre que sea interpretando. También en “Hello Dolly” empezaron con las comparaciones con Barbra Streisand y yo no soy la Streisand, que más quisiera yo, ni por la punta del forro. Pero “Hello Dolly” la estrenó Carol Channing, que todavía cantaba en una octava baja, más bajo que yo. Lo que pasa es que la película la hizo Barbra Streisand… Ya dije yo que la peli nos iba a hacer mucho daño… Ja ja ja…

“Yo no soy la Streisand, que más quisiera yo, ni por la punta del forro”

: Cuando cantabas aquello de “Mamá, quiero ser artista”…
¡Pedazo de numerazo! ¡Pedazo de numerazo!

: Ja ja… ¿Te veías como ahora, con el sueño ya cumplido?
¿Si se me han cumplido aquellos sueños? Toma, sí, todos, todos. Y además esa letra, que es de Carlos Toro, que es un letrista estupendo, letrista con el Dúo Dinámico de “Resistiré”, que es uno de los temas que tendríamos que estar cantandos todos todos los días, sobre todo ahora que se celebra el Día del Orgullo Gay… Pues bueno, a Carlos yo le conté mi vida y él hizo ese magnífico tema de “Mamá quiero ser artista”. Yo le conté lo que hacía de pequeña, el trabajo que me costaba que mi madre me escuchara y todas esas cosas así.

FREEK! te recomienda:

Jesús Guisado

Amante de los cuadros de naturalezas muertas y los bodegones con frutas. Mi obra de arte favorita es "Perros Jugando al poker". Aprendi a escribir a los 25 y a leer a los 30. Si se me escapa alguna tilde es que se le ha ido al corrector de texto.


Deja tu comentario


siete − = 2

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD