Andrew Crumey. Llámame: H.

Así de enigmáticamente comienza “Mobius Dick”, el nuevo libro de Andrew Crumey. Ahora que se llevan los libros con coartada cultural, el escocés nos sorprende con una novela donde se mezclan la literatura, la filosofía y la física. Sin embargo, lejos de la pedantería que se podría presuponer de esta heterogénea mezcla de ingredientes, el libro se convierte en un apasionante thriller donde el lector tiene que unir las piezas de un puzzle y todo termina teniendo un sentido. Todo ello unido por esa cosa llamada azar, un elemento habitual en las novelas de Auster que toma una nueva dimensión en las manos del escritor escocés. Para desvelarnos algunas claves de sus libros, Crumey nos concedió una entrevista en un hotel madrileño, en el que en esos momentos se encontraba el Príncipe Felipe. ¿Sería cosa del azar?

 

: ¿Por qué decidiste empezar tu novela con un mensaje de móvil?
Cuando escribo una novela no empiezo trabajando sobre un plan. No empiezo por el principio y escribo hasta el final. Lo primero que hago es poner mis ideas en conjunto y escojo algunas de ellas. Después empiezo a escribir. Empecé esta novela como un homenaje a Melville y creí que era buena manera de comenzar con ese mensaje, “Llámame: H”. (Recordemos que el celebré autor de “Moby Dick” se llamaba Herman Melville, de ahí la H, y que su obra maestra se inicia con la frase “Llámame Ismael”).

: Cuando estaba leyendo la novela sentí la misma sensación que cuando vi “Carretera perdida”, la película de David Lynch, ¿qué piensas de esta analogía?
No he visto la película. Me gusta que las cosas no sean lineales y me gustan aquellas cosas en las que tengas que adivinar un poco. Me gusta que la gente ponga todas las historias en un orden y que eso tenga sentido.

: ¿Por qué decidiste mezclar en la misma novela a Thomas Mann, Schöringer, Melville o Schumann? Creo que es la primera vez que leo un  libro con esta extraña combinación de referencias.
Todos mis libros están llenos de referencias. Cuando escribes algo tienes en cuenta que vienes de una cultura y tratas de cosas en las que estás interesado. Además lees libros en los que se hace referencia a tipos de ropa, muebles, calles de una ciudad o cualquier cosa. Son como muebles mentales y cuando escribes decides como ponerlos, haciendo una especie de diseño.

: ¿Por qué utilizas la estructura de puzzle en esta novela?
Empecé la novela con diferentes ideas procedentes de lugares diferentes que deberían conectarse en mi cabeza. La idea del libro es que todo en el mundo encaja.

“Cuando era un niño leí ‘Hamlet’ y en la obra hay una obra dentro de la obra. Shakespeare está lleno de estas cosas y no es considerado posmoderno”

: ¿Te consideras, como muchos críticos han señalado, un escritor posmoderno?
Cuando empecé a escribir estaba muy influido por Cervantes, Diderot, Sterne… Todos usaban un tipo de juegos que se consideran posmodernos, pero que existen desde que se escriben novelas. Cuando era un niño leí “Hamlet” y en la obra hay una obra dentro de la obra. Shakespeare está lleno de estas cosas y no es considerado posmoderno.

: ¿Crees que la vida real, como se ve en tu libro, es una confluencia de varios universos paralelos?
Podría ser. La idea de mi novela está basada en la idea de la relatividad. Por ejemplo, la velocidad es algo relativo. La realidad también puede ser relativa. Los eventos pueden interpretarse de manera relativa y de muy diferentes formas.

: Estudiaste Física en la Universidad, ¿por qué decidiste introducir elementos de esta materia en tus novelas?
Hay muchas cosas que determinan que terminarás siendo un escritor. Cuando era niño mi abuela me contaba historias. Así descubrí un universo maravilloso. Cerrabas los ojos, te metías en la cama y podías ver las imágenes de lo que te estaba contando en tu cabeza. La palabra hablada tenía un increíble poder para crear una cierta realidad. La tradición de contar historias es muy importante para mí. Cuando escribo siento una voz hablando en mi cabeza. Al mismo tiempo estaba interesado en cosas filosóficas y le preguntaba a mi padre de qué estaban hechas todas las cosas. Él era electricista y no sabía responderme a todas estas cosas. Por esta razón decidí estudiar Física, aunque me di cuenta que nadie me podía dar todas las respuestas a mis preguntas.

FREEK! te recomienda:

Julio Vallejo

Creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Desde entonces lo ha hecho en Lainformacion.com, Europa Press, Freek Magazine, Cine para leer, Culturamas,Tendencias Magazine, Notasdecine.es, Aviondepapel.tv, los libros “Cine para leer” o la agencia Coveritmedia, entre otros medios.


Deja tu comentario


6 − cuatro =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD