Steve Buscemi, un tipo sencillo

Antes de ser actor y ponerse tras las cámaras, Steve Buscemi fue camarero, conductor de una camioneta de helados y hasta bombero. Quizás por ello sus personajes siempre nos resultan cercanos, tan cotidianos, aunque se vistan en la pantalla de ladrones, científicos o asesinos psicópatas. A base de oficio, se ha codeado con los más grandes (Tarantino, los Coen o Tim Burton) y su rostro se ha convertido en todo un icono del cine indie. Pero Buscemi sigue siendo un tipo de lo más normal, que no duda en hacer el payaso junto a antiguos camaradas como Adam Sandler o repetir a las órdenes de su amigo Tom DiCillo, con quien presentó en la pasada edición del Festival de San Sebastián “Delirious”.

 

: Parece oportuno preguntarte por tu papel en esta película, “Delirious”, que se ha presentado en el festival y en la que tienes un papel bastante diferente a los que estamos acostumbrados a verte.
Efectivamente es un papel bastante distinto al que interpreto en otras películas, sobre todo en las más conocidas.  Es un personaje de comedia obsesionado por triunfar en su profesión.   Es paparazzi y está empeñado en ser un ganador y no ser lo que todos ven que es en realidad, un perdedor. Como contrapunto, mi joven ayudante, que interpreta Michael Pitt, con apenas 20 años, es un claro ganador porque la película, básicamente, es eso: un cuento sobre ganadores y perdedores, una especie de Cenicienta moderna.

: Ya en “Igor” y en “Charlotte’s Web”, en la que trabajabas con John Cleese, hacías un personaje de comedia. En realidad a ti siempre te había atraído la comedia, incluso fuiste practicaste eso de ser cómico de monólogos, ¿cómo recuerdas aquellos años?
Lo considero una experiencia maravillosa en la que conocí a magníficos actores, de los que aprendí muchísimo y que me enseñaron a conocerme a mi mismo y a saber que actuar no es solamente ponerse delante de una cámara y recitar un texto. Uno de estos actores a los que me refiero está también aquí presentando “Click”.  Me refiero a Adam Sandler, naturalmente.

: En “Delirious” vuelves a trabajar con DiCillo. Suponemos que a estas alturas debe de resultar bastante cómodo para ambos trabajar juntos dada la amistad que os une y la películas que habéis compartido…
Por supuesto, las cosas resultan mucho más sencillas y no sólo con DiCillo sino también con otros directores con los que he trabajado como los hermanos Coen o Tarantino. De hecho, de no ser así, probablemente ya lo habría dejado.

: ¿Te ha contado Dicillo si tiene en mente algún otro personaje para ti en algún próximo proyecto?
Bueno, Tom siempre me habla de nuevos proyectos, de nuevas ideas, incluso hemos hablado de una película en la que yo estaría, pero está todo en una fase tan inicial, tan poco concreta, que realmente prefiero no hablar de ello.

: Y esos otros directores con los que también te sientes cómodo, como los Coen o Tarantino, ¿te han comentado si tienen algún nuevo proyecto para ti?
No, al menos por ahora, ninguno de estos directores me ha comentado que tenga algún proyecto en el que cuenten conmigo.

“¿Por qué a los Coen les gusta matarme en sus películas? Ni idea. Pero con ellos siempre salgo malparado”

: Por cierto, una curiosidad ya que hablamos de los Coen: ¿sabes por qué les gusta tanto cargarse a tus personajes en sus películas?
¡Ja, ja, ja! Realmente yo también me lo he preguntado muchas veces, porque incluso en un breve episodio de cinco minutos dirigido por ellos en “París, je t’aime”, que también se proyecta en el festival, les da tiempo para darle a mi personaje una brutal paliza… aunque en este caso no me maten. ¿Por qué les gusta matarme en sus películas? Ni idea. Pero con ellos siempre salgo malparado.

: ¿Es cierto que estuviste a punto de interpretar el papel de George Constanza en “Seinfeld”?
No. Eso es algo totalmente falso que ya había oído anteriormente y que no tengo ni idea de dónde ha salido, porque en ese proyecto no participé en el casting ni tuve siquiera ningún tipo de negociación con los productores ni con el director.

: Muchos periodistas te han otorgado el título de rey del cine indie, ¿te gustan o te molestan este tipo de etiquetas?
Me encanta trabajar en películas del cine independiente aunque también me gusta trabajar en grandes proyectos de la industria. En realidad, si te fijas, cada vez es más difusa la línea que separa estos dos tipos de producción y uno muchas veces no sabe si la película independiente que está haciendo tiene detrás a la industria apoyándola y financiándola. De cualquier forma, mi trabajo en la industria me permite hacer más películas independientes y si mi presencia en ellas contribuye a que se vendan mejor y a que se hagan más, pues encantado.

“Cada vez que dirijo supone un desafío conmigo mismo”

: Además de tu trabajo como actor has desempeñado también tareas como director. En 1992 realizaste el corto “What happened to Pete?”, en el ‘96 dirigiste el largo “Trees lounge” que tuvo buenas críticas, en el 2000 “Animal factory” y recientemente ”Interview”. Eso sin contar tu labor tras las cámaras en episodios de “Oz” y “Los Soprano”, entre otras series. ¿Te sientes mas cómodo como actor o como director?
Cada vez que dirijo supone un desafío conmigo mismo. Por supuesto me encuentro mucho más cómodo como actor, pero sigo dispuesto a aceptar desafíos y continuaré dirigiendo siempre que me lo permitan o me lo pidan.

: En tu última película como director, “Interview”, cuentas con un reparto poco conocido: Molly Griffith, Tara Elders, Phillipe Vonlanthen… Quizás el nombre más conocido sea el de Sienna Miller. ¿Llegaste a esta elección porque querías dar una oportunidad como director a nuevos actores o quizás supone un reto como director no contar con nombres conocidos en la película?
No comparto en absoluto ese planteamiento. El nombre de Sienna Miller y el mío propio en los principales papeles creo que no hacen pensar en una película sin actores conocidos, ¿no?

: Últimamente pareces haberte apuntado también a la moda de poner la voz a los personajes de las películas de animación. “Charlotte’s web”, “Igor” y “Monster House” son ejemplo de ello. ¿Tan atrayente resulta para un actor actuar solamente con su voz?
Efectivamente.  En la última película de animación en la que acabo de trabajar, sin ir más lejos, le ponía la voz a una rata.  Es un trabajo cómodo, con un horario cómodo, con unos buenos honorarios y eso te permite esperar a que llegue un buen papel cinematográfico y no aceptar cualquier papel por motivos meramente económicos. De cualquier manera, te confieso: no es mi forma preferida de trabajar.

FREEK! te recomienda:

Jesús Almendros


Deja tu comentario


seis − 2 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD