Bong Joon-Ho. Todo un monstruo

Se acabaron los espectros femeninos de larga y espesa cabellera. Digan adiós a los niños fantasmas con ojos pintados a lo Robert Smith y posturas de breakdancer. Y despídanse también de asesinos violentos aficionados a la automutilación y esas historias de amor lindantes con el autismo. La última sensación que viene de Oriente se llama “The Host”, una inusual y atípica monster movie que combina drama y humor con unos efectos visuales que quitan el hipo. Hablamos con el papá de la criatura, el coreano Bong Joon-ho, el nuevo monstruo del cine oriental.

 

: La premiere de “The Host” fue allá por mayo del 2006, en Cannes. Tuve el placer de verla el pasado octubre en Sitges. Demasiado tiempo viajando por festivales con un monstruo como compañero, ¿no? ¿Cómo ves ahora, un año después de aquel estreno en Cannes, tu película?
Ahora mismo estoy preparando nuevos proyectos, así que mi deseo es mirar hacia el futuro. Pero en países extranjeros, como España, “The Host” es ahora un estreno, por lo que debe resultaros un filme nuevo y fresco. Será curioso comprobar como reacciona el público extranjero al filme…

: A muchos espectadores les sorprenderá que una monster movie como ésta esté basada en hechos reales… ¿de dónde surgió la idea?
Está inspirado en el vertido de sustancias químicas tóxicas, que llevó a cabo un oficial del Ejército estadounidense en nuestro país, Corea. Lo tomé como el punto de partida para desarrollar la película. Claro que otros elementos de la misma no están basados en hechos reales, pero funcionan como sátira de situaciones históricas relacionadas también con Estados Unidos. El Agente Amarillo, por ejemplo, es un trasunto del Agente Naranja utilizado en la Guerra de Vietnam, y todo lo relacionado con el falso virus es muy similar a la Guerra de Irak y toda aquella información errónea sobre armas de destrucción masiva que jamás existieron.

: Desde luego, no es una monster movie al uso. En España la promoción la compara con “Alien” y “Tiburón”, pero en tu película el monstruo no tarda en aparecer y lo hace además a plena luz del día. ¿Tenías claro que querías hacerlo así desde el principio?
Sí, estaba planeado desde el principio y fue el mayor reto de la película. Personalmente, creo que fue la decisión más arriesgada que tomé y también es la parte de la película de la que estoy más satisfecho, ya que es algo que rompe las convenciones del género. Odio esperar más de una hora en otros filmes para ver sólo la punta de la cola de la criatura. En cambio, la historia de “The Host” arranca justo después de que el monstruo haga su aparición, por lo que era nuestra intención que lo hiciera muy al principio…

“Odio esperar más de una hora en otros filmes para ver sólo la punta de la cola de la criatura”

: Y si tuvieras que comparar “The Host” con otras pelis de monstruos, ¿cuál sería?
Pues sería con un filme que no es precisamente una monster movie: “Señales” de M. Night Shyamalan. Si te fijas, la invasión alienígena sólo aparece en las noticias, y la película se centra en la familia.

: Aquí el monstruo también tiene sus hábitos, algo que no suele ser muy común en estas pelis: almacena sus víctimas, vomita huesos de aquellas que ya ha devorado…
Así es, la idea central para estructurar la historia era que el monstruo no simplemente se comiera a sus víctimas, sino que también se las llevara para esconderlas. Es casi como esos cuentos donde los niños que se portan mal acaban secuestrados por una criatura.

: Y la tuya, ¿viste muchos documentales de Nacional Geographic para hacerla tan real?
Ja ja… Lo cierto es que los hábitos del monstruo no dejan de ser normales. Los pelícanos guardan los peces en esa bolsa en sus picos, para llevárselos a sus crías, que esperan en el nido. Un ejemplo aun más evidente son las ardillas, que almacenan su comida. Y lo de vomitar los huesos es algo que tomé de algunos reptiles, como las anacondas. Los huesos que ves en el filme pertenecen a las primeras víctimas del monstruo, que estuvieron siendo digeridas en su estómago durante mucho tiempo. Una anaconda puede tragarse una vaca o una oveja, mucho más grandes que ella, y digerirlas durante dos o tres semanas antes de vomitar sus huesos… En la película, cuando la criatura vacía su estómago es cuando comienza de nuevo a alimentarse. Hasta ese momento, tan sólo almacena a sus víctimas y las esconde. En el DVD que ya ha aparecido en Corea y Japón, hay un extra que permite ver la película desde el punto de vista de la criatura. Y puedes conocer más de aquellos hábitos que no están explicados con detalle en la película. Como por ejemplo, por qué se lleva a la gente y se las come más tarde.

: Aun así, en “The Host”, además del monstruo, hay otros enemigos que combatir: la corrupción política, la opinión pública mediatizada… Como en las viejas pelis de serie B, ¿crees que la mejor denuncia a la realidad que vivimos se hace desde la fantasía?
Creo que una de las convenciones de género de las películas de serie B es que pueden hacer un comentario social o político directo, de forma que la gente pueda sentirlo como algo infantil, casi inofensivo. Yo quería hacer esa clase de sátira política tan desnuda en “The Host”. En la película, los personajes principales sufren aun más cuando la sociedad, el sistema y la nación no hacen nada por ayudarlos. Cuando ves a la criatura amenazada por el Agente Amarillo, podrías pensar que el verdadero monstruo es el Agente y que la criatura no es más que otra víctima, al igual que la familia protagonista.

“Las películas de serie B  pueden hacer un comentario social o político directo, de forma que la gente pueda sentirlo como algo infantil, casi inofensivo”

: De hecho, en “The Host” importa –y mucho- la familia. Parece una corriente contagiosa en la nueva S/F: “Señales”, “La Guerra de los Mundos”…
Poner a una familia en el límite es la última tendencia en películas con monstruos, de ciencia ficción o en el cine de catástrofes. Incluyo “The Host” en las películas que mencionas, porque aunque hay algunos personajes de la élite (soldados, científicos y gente así), parecen no estar preparados para enfrentarse a monstruos o aliens. Creo que eso hace que este filme y similares sean más realistas y tengan un mayor peso dramático de lo que resulta habitual.

: Otro aspecto familiar: tus actores suelen ser rostros reincidentes en tu filmografía. ¿Trabajas mejor rodeado de amigos o en una peli como “The Host” era necesario contar con actores que parecieran ya una familia?
Había prometido trabajar de nuevo con estos actores y escribí el guión pensando en ellos. Así que los personajes del filme se ajustaron a las características específicas de los actores. Había decidido utilizar unos efectos especiales y visuales nada frecuentes en el cine coreano, por lo que mi responsabilidad en esta película fue realmente grande. De ahí que quisiera trabajar con actores con los que lo hubiera hecho anteriormente y durante tanto tiempo. Ninguno de ellos son actores de moda o estrellas, pero son un fiel reflejo de la idiosincrasia coreana y eso me encanta.

: Como en tus anteriores trabajos, el humor es un elemento importante. De hecho, hay momentos en “The Host” que me recordaron incluso a Jacques Tati…
Para mí, el humor es como respirar. Sin darme cuenta, el humor se coló en el guión y afectó a mi manera de dirigir la película.

“Para mí, el humor es como respirar”

: ¿Qué películas hacen reír al Bong Joon-ho espectador?
Me gustan diferentes tipos de humor, pero me encanta el humor extremo de los hermanos Coen o el grotesco de Kim Ki-Young.

: ¿Qué andas preparando actualmente? ¿Rodarás finalmente “The Snowland Train”?
“The Snowland Train” será mi segundo proyecto en el futuro. Antes estoy planeando realizar un drama pequeño pero intenso. “The Snowland Train”, en cambio, será un filme de ciencia-ficción a gran escala.

 

 

FREEK! te recomienda:

Tali Carreto

Siempre me tiró el lado oscuro: de renacuajo me metía debajo de las sábanas con una linterna y un libro. Menos mal que no me dio por las velas. Luego llegaría la sala del cine: tengo el record mundial de visionados de "Tiburón". Y al final, los antros: en una ocasión una chica se rompió el tobillo bailando lo que yo pinchaba. Literalmente. Catacrack. Pero un día vi la luz y con los Guisado bros. como jedialiados alumbré al mundo la FREEk!, el Monkey Week y algún que otro sarao interplanetario. No está mal para alguien que no sabe girar a la izquierda, como Zoolander.


Deja tu comentario


8 × = cuarenta

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD