Isaki Lacuesta. De profesión, cazafantasmas

¿Documental o cine convencional? Arte. Un abanderado del cine creativo actual en España: Isaki Lacuesta. Juega como nadie con la confrontación entre el mito y la realidad. Sus películas mezclan la realidad documental con la ficción cinematográfica. Con sólo dos películas, “Cravan vs. Cravan” y “La leyenda del tiempo”, demuestra una imaginación y creatividad sorprendentes, además de un acabado técnico y estético inmejorable. ¿Halagos de la prensa? Solamente echen un vistazo a sus películas. Y ya nos contarán.

 

: En tus palabras, “La leyenda del tiempo”, “no es una película sobre Camarón pero sobrevuela su espíritu”…
Es mejor empezar a definir la película por lo que es antes que por lo que no es. “La leyenda del tiempo” cuenta dos historias. La primera es un retrato de Isra, un muchacho gitano que después de la muerte de su padre se ve obligado a dejar de cantar y a cambiar su forma de vida, intentando crecer antes de tiempo, vivir su primer amor y entrar en el mundo de los adultos. La segunda narra la vida de Makiko, una chica japonesa cuyo padre enferma, y que decide huir de Japón para cumplir su sueño de aprender a cantar flamenco como Camarón. Son gente a los que les gustaría ser otra gente y que, al final, consiguen ser otros, aunque no los mismos que habían pretendido ser.

: ¿Qué opinas de los biopics sobre cantantes y artistas que están proliferando en estos momentos, como el del propio Camarón, Johnny Cash o los que se están rodando sobre el vocalista de Joy Division, Ian Curtis, o el torero Manolete?
No puedo generalizar. Algunos biopics son magistrales y otros francamente espantosos. Acabo de disfrutar mucho viendo “Last days” sobre Kurt Cobain, aunque más que un biopic sería mejor decir que es un suicide-pic… El problema de este tipo de películas es que suelen presentarse a sí mismas como biografías definitivas que plasman la vida entera de una persona en hora y media, lo cual es obviamente tendencioso: dudo mucho que en la película sobre Manolete se atrevan a contar su colaboración con las atrocidades del fascismo.

: No se te dan mal los festivales, no hace mucho arrasabas en el Festival Internacional de Cine de las Palmas de Gran Canarias. ¿Qué significan para ti los premios?
Para mí es imposible entender el cine como una competición. Las películas no son caballos de carreras, y por lo general, en los festivales hay obras tan distintas que ni siquiera pretenden jugar al mismo deporte. En cualquier caso, el valor que uno da a los premios depende de la gente que te los entrega: los de Las Palmas me alegraron mucho porque en el jurado había gente como William Klein, que siempre ha sido uno de mis ídolos. Y también fue una sorpresa estupenda que le dieran el premio al mejor actor a Israel, que nunca había estado delante de una cámara: intenté explicarle que en la misma sección había actores como Gael García Bernal y Jeff Daniels, y se quedó igual porque no los conocía de nada. Esa reacción me gustó mucho. Lo que está claro, de todos modos, es que los premios son el mejor escaparate posible para películas como éstas, que no tienen presupuesto para publicidad y sólo se hacen visibles a partir de los festivales.

“Las películas no son caballos de carreras, y por lo general, en los festivales hay obras tan distintas que ni siquiera pretenden jugar al mismo deporte”

: En tus películas siempre utilizas personajes con mucha fuerza y misterio, como Arthur Cravan o Camarón, que une a los dos protagonistas de tu última película…
Me gusta ver cómo los muertos siguen actuando mucho tiempo después de su desaparición, influyendo en las vidas de las gentes de un modo decisivo. Son presencias fantasmagóricas muy importantes, porque un arte sin misterio se acabaría en el mismo instante de verlo. A la vez, estos personajes también me fascinan porque reflejan cómo se construyen los mitos y las leyendas, y cómo se transmiten de generación en generación. Forman parte de una mitología contemporánea, y como buenos mitos son inagotables porque nunca podremos desvelar por completo su misterio. De todos modos, el posible misterio de “La leyenda del tiempo” no está en Camarón, sino en Israel y Makiko.

: Siempre juegas con sorprender al espectador con lo que es verdad y lo que es falso. ¿Es David Lynch y sus películas uno de tus referentes?
Lynch me gusta mucho, aunque no creo que mis películas tengan nada en común con las suyas, por suerte para él. Me gustan docenas de cineastas. Para resumirlo en un solo nombre, puedo decirte que me gustan todos los que se llaman Jean: Jean Vigo, Jean Renoir, Jean Cocteau, Jean Eustache, Jean Rouch, Jean-Luc Godard y Wong Kar Wai, porque estoy seguro de que Wong debe ser Jean en chino.

: En “Cravan vs Cravan” utilizabas música de Pascal Comelade y en “La Leyenda del Tiempo” participa gente que tocó junto a Camarón. ¿Siempre vas a poner el listón tan alto en tus películas?
Muchas veces, cuando escucho una buena canción me entran ganas de rodar. La música es una fuente de inspiración inagotable. En “La leyenda del tiempo” hemos hecho una nueva versión de la canción que da título a la película cantada por Montse Cortés, y con música de Raimundo Amador, Joan Albert Amargós, Carles Benavent, Rubem Dantas, Jorge Pardo y Ricardo Pachón, y además también hay música de El Bicho y de Ea! Durante el proceso de preparación de la película debo haber escuchado el primer disco de El Bicho miles de veces…

: ¿Cuál es el motivo del montaje paralelo en dos partes de la película, “La voz de Makiko” y “La voz de Isra”?
En realidad no se trata de un montaje paralelo en sentido estricto, sino que son dos partes separadas que se remiten ecos y paralelismos entre sí. Son dos personajes que encontré viajando por Cádiz y cuyas vidas reales me atraparon, me interesaba lo que podían aportar con sus propias experiencias y hacer la película con ellas. Y la película se divide en dos, porque aunque coinciden en el tiempo y el espacio, pertenecen a dos mundos diametralmente opuestos, son casi como las dos caras de una misma moneda. Así, “La voz de Isra” es básicamente un retrato, mientras que “La voz de Makiko” es un relato breve: la primera es una voz coloquial, oral y callejera, mientras que la de Makiko es una voz escrita que se expresa mediante su diario. Me interesaba ver qué resultado salía de la suma de estas dos voces tan distintas.

: En esta película retratas el cambio brusco en la vida de dos personas. ¿Qué aspectos te interesan del cambio?
Pienso que una de las particularidades del cine es que es un medio idóneo para la captación de momentos efímeros, y éste ha sido uno de mis objetivos en esta película. Por eso me centré en Isra, que estaba en ese momento de la vida tan fugaz que es la adolescencia. En el cine sigue siendo muy extraño poder ver cómo alguien cambia físicamente más allá del maquillaje, así que en “La leyenda…” nos planteamos un rodaje dividido en varias etapas, a lo largo de los meses, y así pudimos filmar a Isra creciendo y asistir al cambio de su voz. Decía Manet que un pintor puede expresar todo lo que quiere decir con una sola nube: la que aparece en “La leyenda…” es una nube fugaz, de formas cambiantes, en la que cada cual imaginará ver algo distinto.

“El cine es que es un medio idóneo para la captación de momentos efímeros”

: La poesía de Arthur Cravan y Lorca, la música de Camarón. ¿Es el arte un punto de encuentro en toda tu obra?
Para mí el arte es importantísimo, pero no como una forma de evadirse de la vida, sino como una forma de vivir y de ampliar nuestras experiencias. Como decía Cravan, la primera condición para ser artista es saber nadar. O como decía otro poeta: “No sé si lamentar o si alegrarme/ de saber la verdad:/ que los mejores versos/ los escribió mi cuerpo y no mi mano”.

: En tu próximo trabajo bucearás en la vida del marido de Cecilia Rosetto, Hugo González Castresana, secuestrado por la dictadura argentina.
De algún modo, Hugo también es un fantasma, un desaparecido que sigue actuando treinta años después de morir. La película de momento se llama “La voz de Hugo (reaparecer)”, y se centra en tres mujeres, Cecilia, Sara y Cristina, que se han hecho íntimas amigas recientemente. Sin embargo, lo único que tienen en común es haber conocido a Hugo en distintos momentos de sus vidas; Cecilia hasta que desaparece, Sara y Cristina en diferentes espacios del campo de concentración. La película será una road movie, centrada en el viaje de estas tres mujeres al norte de Argentina. Es una película que quiere centrarse en el presente y el futuro tanto como en el pasado.

FREEK! te recomienda:

Juan Antonio Huertas

Comenzó a ser redactor de FREEk! como parte de un tratamiento para superar su adicción al Varón Dandy vía oral. Hoy está casi rehabilitado. Le gusta la música, el cine y la literatura que le hace sudar, que le piten los oídos, le provoquen insomnio o poluciones nocturnas. No le presten dinero ni le llamen para las mudanzas.


Deja tu comentario


× nueve = 18

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD