Bret Easton Ellis. Hagamos algo superficial

Mondadori tuvo a bien traer a Bret Easton Ellis a Madrid para promocionar su última y esperada novela, “Lunar Park”, y todos fuimos un poco más felices. Algunos se contentan firmando que casi conocieron a Michi Panero, nosotros podemos afirmar que conocimos, gracias a la revista que tienes entre tus manos, al escritor más in-efable, famoso, influyente y legendario de las dos últimas décadas.

 

Nos citaron en el Hotel Palace, en una sala a medio iluminar con un mayordomo que nos ofreció té, pastas y zumo de naranja. Entre alfombras rococó y cuadros barrocos surgió de una esquina un tipo con aspecto de armario. Alto, ancho, erguido, vestido de negro y con una sonrisa inteligente y atractiva en la que se apreciaban miles de promociones, millones de libros vendidos y un pasado que nadie consigue adivinar. Nos ofreció unas cuantas poses que nuestra cámara supo apreciar con nerviosismo. Se hizo el silencio y el señor Ellis nos miró durante un rato, hasta que simuló el sonido de un fantasma entrando en la sala, y comenzó a hablar.

: ¿Cómo surgió “Lunar Park”?
La primera vez que se me ocurrió escribir este libro fue una semana después de terminar “American Psycho”, y como es obvio, me llevó mucho tiempo. (Risas) Quería escribir algo que fuese divertido, que me diera el placer que me producían los libros que leía cuando era un adolescente. Libros de miedo, del estilo de Stephen King, que trataran de cosas sobrenaturales. En los años en los que estuve trabajando en el borrador del libro, este ejercicio tan sencillo y lento de escribir un libro de género cambió radicalmente, se transformó.

: De repente, el libro contenía un fantasma y un hijo muy enfadado con el fantasma…
Sí, también me interesaba explorar otro tema, el tema de los personajes que uno crea cuando escribe un libro. Uno piensa que tiene control sobre ellos, pero una vez que el libro se publica, esos personajes toman su propia vida y siguen su propio camino. En el libro hay muchos demonios que persiguen al autor, pero el más importante de todos, por supuesto, es Patrick Bateman.

“Fue el público el que convirtió a Patrick Bateman un personaje tan famoso, y eso me hizo sentir cierto resentimiento hacia él”

: ¿Por qué Patrick Bateman?
Durante todo el tiempo en el que estuve trabajando en “Lunar Park”, “American Psycho” se convirtió en un libro muy vendido. Entonces me di cuenta de que nunca volvería a escribir algo tan popular. Realmente fue el público el que convirtió a Patrick Bateman un personaje tan famoso, y eso me hizo sentir cierto resentimiento hacia él. Se pueden comprar muñecos de Patrick Bateman, encuentras a Christian Bale desnudo con una motosierra, y eso me enseñó una lección, y es que, por mucho que yo tratara de controlar al personaje durante los tres años que estuve escribiendo la novela, una vez que el personaje sale fuera, el autor pierde el control de sus personajes. Por lo tanto, algo que comenzó hace 16 años como la idea de un libro parecido a los de Stephen King, acabó siendo un libro autobiográfico, como una especie de memorias, que trae consigo elementos sobrenaturales.

: ¿Es “Lunar Park” un libro satírico?
No. En la medida que “Menos que cero” era un libro que trataba de la sociedad y “Lunar Park” no lo es. “Menos que cero”, así como “Las reglas de la atracción” o “American Psycho”, fueron libros creados a través de la sátira. Estos libros salían de una rabia interior, de una parte de mí no pensada. La sociedad apestaba y yo quería escribir sobre eso. Pero en “Lunar Park” no hay nada que se pueda satirizar.

: En una entrevista reciente se le preguntaba acerca de las cinco mejores novelas de todos los tiempos. La última decía que dependía de su estado anímico, ¿cuál es su quinta novela ahora?
“Lunar Park”. (Risas) Lo digo en serio. Antes de dormirme anoche releí algunos fragmentos y pensé que era genial. Tiene sentido porque el libro habla de un gran narcisista. (Risas)

“El hijo siempre mira a sus padres buscando un modelo, una orientación, todo ese tipo de cosas. Cuando nada de esto se le da al hijo o se le ofrece un mundo superficial sale alguien como yo”

: También dijo que los padres tenían la culpa de todo lo que le sucede a sus hijos.
(Se ríe) Sí. En muchos sentidos, es el padre el que decide el destino del hijo. El hijo siempre mira a sus padres buscando un modelo, una orientación, todo ese tipo de cosas. Cuando nada de esto se le da al hijo o se le ofrece un mundo superficial sale alguien como yo.

: ¿Ha recibido alguna oferta para llevar la novela al cine?
Sí. Han comprado los derechos pero yo no tengo ni idea de qué se va a hacer. No tengo nada que ver con el tema. Siempre me sorprende mucho que mis libros quieran ser llevados al cine. Cuando escribo una novela pienso que el mejor método para contar esa historia es a través de la novela y no el de una película.

: ¿En qué trabaja ahora?
Cometí el error de releer “Menos que cero”. Lo leí en el veinte aniversario de su celebración. Lo saqué del estante tal y como lo había colocado, no lo había tocado en veinte años. Me abrí una botella de vino y lo leí. ¡Y no estaba mal! Y volví a colocarlo en su sitio, me terminé de beber la botella de vino y me fui a dormir. Dos días después estaba conduciendo por Los Ángeles y de repente, sin más, pensé: “¿Dónde está toda esa gente? ¿Casados, con hijos? ¿Qué trabajo tienen? ¿Han sobrevivido?” Estas preguntas no salían de mi cabeza. Nunca pensé que haría una segunda parte de alguna novela. Hablé con mi editor y le dije que quizás ese sería mi siguiente mi libro y me preocupaba bastante porque, bueno, una segunda parte no parece algo muy elegante. Después me di cuenta de que todas mis novelas estaban vinculadas de alguna forma. No se va a titular “Menos que cero 2”, pero hablará de los mismos personajes, de dónde se encuentran ahora. Me parece muy interesante investigar sobre ello.

FREEK! te recomienda:

Pablo Bernardo


Deja tu comentario


tres − = 2

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD