Gabino Diego. El chico de al lado

El adjetivo zangolotino sirvió para definir los personajes de la primera etapa de su carrera. Ahora, a sus cuarenta años, Gabino Diego vive un momento dulce. Pese a que sigue interpretando simpáticos perdedores, el protagonista de “El rey pasmado” triunfa con su espectáculo teatral “Una noche con Gabino” y vuelve al cine con “Desde que amanece apetece”, la última comedia de Antonio del Real. Por si fuera poco, el intérprete acaba de recibir el Fotogramas de Plata al mejor actor de teatro. Simpático y nada arrogante, el cómico nos concedió una entrevista para hablar de sus últimos trabajos y de sus más de veinte años en el mundo del espectáculo.

 

: Al repasar todas tus películas podemos ver que  tu carrera ha quedado marcada por la palabra “zangolotino”, un  nombre que utilizó Fernando Fernán Gómez para definir tu personaje en “El viaje a ninguna parte”.
“Zangolotino” es una palabra que suena muy friki. Si tú miras la palabra en el diccionario te darás cuenta de que “zangolotino” se utiliza para calificar a un niño que tiene la altura de un mayor. Ése es más o menos el personaje que yo hacía en “El  viaje a ninguna parte”. Es ese tipo de personas que le sacan dos cabezas a su padre, pero que  a la vez son personas desgarbadas. La gente piensa erróneamente que los zangolotinos son esos personajes torpes y bobalicones. A mí, de todas formas, me encanta hacer ese tipo de personajes. Voy a cumplir cuarenta años y me he dado cuenta de que me encanta hacer comedia y me encanta hacer reír. La gente me dice: “¿No quieres hacer un drama?”. Yo les digo que ya he hecho un drama, “La hora de los valientes”, una película que me gusta muchísimo y donde mi personaje terminaba muriendo. De todas formas, recuerdo lo que me dijo una vez Toni Leblanc: “Cuando haces reír a la  gente  y, de repente, haces una drama. La gente dice: ‘Coño, ¿por qué me lo haces pasar  tan mal? Yo lo que quiero cuando te veo es que me hagas reír’”. Con mi espectáculo “Una noche con Gabino”, con el que sigo recorriendo toda España, te das cuenta de lo importante que es poder hacer reír a la gente.

: Pero también se te da bien eso de compaginar drama y comedia…
Dentro de los papeles que he interpretado tengo que destacar que son personajes de  comedia, aunque con algo de drama en ellos. Yo creo que son personajes tragicómicos porque la comedia siempre lleva un drama detrás. En “Belle Epoque”, mi personaje, el hijo de Chus Lampreave, siempre está sufriendo. Yo decía que era porque estaba enamorado de Maribel Verdú y quiere estar con ella, aunque, según Fernando Trueba, sólo quería tirársela. Para un chico, querer tener sexo con una mujer y no tenerlo puede ser todo un drama. Es lo mismo que pasa con mi personaje en “El rey pasmado”, que quiere ver a la reina desnuda y siempre se lo impiden. Ahí está el drama del personaje, aunque la gente luego se ría. En mi última película, “Desde que amanece apetece”, mi personaje es un desastre al que echan de su pueblo y mandan con su tío, que es Arturo Fernández. Éste tiene un negocio de boys, que lleva a medias con Loles León, aunque, al final, les va mal y tienen que montar un negocio de gigolós. Entonces, un día un gigoló les falla y el paleto se convierte en gigoló. Un día, ese chico conoce a una puta venezolana, que es Kira Miró, y se enamora de ella. Sin embargo, él no se da cuenta, porque es un poco ingenuo, que a las prostitutas hay que pagarlas si quieres estar con ellas. Entonces, el tipo se gasta todo lo que gana en estar con la prostituta. Por un lado, eso es cómico, aunque también tiene mucha ternura y es incluso dramático para el propio chico. Te quiero decir con esto que lo de la comedia y el drama es muy curioso.

“La comedia siempre lleva un drama detrás”

: Cuéntanos algo más de tu personaje en “Desde que amanece apetece”…
Es un personaje muy friki. Se llama Pelayo, un nombre muy asturiano. Es un paleto que  habla con acento asturiano y que va con una gorra que pone “Firestone”. Este detalle  es muy importante porque el personaje está todo el rato preguntándole a un amigo sobre cuáles son las mejores llantas, las Firestone o las Michelín. Me parece uno de los mejores personajes que he hecho.

: ¿Cómo ha sido trabajar con Arturo Fernández?
Yo siempre pensé que Arturo era el tío ideal para mi personaje. Además mi personaje se convirtió en asturiano gracias a él. Me parece un clásico que lleva muchos años en esto, tiene muchas tablas y se ha creado un estilo. Eso para mí tiene un valor increíble porque le oyes decir dos palabras y sabes que es Arturo Fernández. Creo que se le debería haber aprovechado más en comedia.

: ¿Y con Loles León?
Loles está genial en esta película. A Loles le tengo mucho cariño porque la conozco hace mucho tiempo. Tiene ese punto ordinario que le da a los personajes que me gusta mucho.

“Si yo fuera el tipo de chico que aparece en foto en las carpetas de las chicas no les caería tan bien”

: Todos los personajes que has interpretado tienen una característica: todos caen simpáticos al espectador. ¿Qué crees que haces para que ocurra esto?
No me considero mala persona, aunque tengo mi mal carácter. Yo creo que mis personajes caen simpáticos porque las cosas no terminan de salirles bien. A la gente le gusta eso. Si yo fuera el tipo de chico que aparece en foto en las carpetas de las chicas no les caería tan bien; el novio de esas chicas se cabrearía muchísimo conmigo y me vería como competencia. Aunque, cuando hago mi espectáculo, mi personaje va como de muy perdedor y veo que gusto mucho a las mujeres. En la función de teatro hay un personaje que se llama Gabino y que tiene mucho que ver conmigo, aunque no soy yo. El personaje no dice tacos, como yo, aunque sí se ríe de las cosas que le pasan, un aspecto en el que sí se parece a mí. Sin embargo, hay otras cosas en el personaje que se parecen en parte a mí, aunque llevando la ingenuidad a cierto extremo.

: ¿Cómo definirías tu obra “Una noche con Gabino” para una persona que no la haya podido ver?
En mi espectáculo se combinan muchas cosas. Salen muchos personajes que hago yo, se cantan canciones y pasa todo muy rápido. La función la cuenta un personaje que se llama Gabino, que, con el  tiempo, me he dado cuenta que tiene vida propia y que tiene  que ver conmigo y, a la vez, no tiene que ver conmigo. El personaje va contando los obstáculos que ha tenido que pasar por la vida. Gabino, por ejemplo, recuerda cómo le echaron del coro y el susto que eso le produjo a su abuela, que ya le había comprado el uniforme. También demuestro cómo al propio Gabino le es muy difícil cantar. En la  función aparecen, además, todas esas personas que me he encontrado a lo largo de este tiempo, como Fernando Fernán Gómez, o se habla de mi infancia.

: ¿Te ves como un pequeño Woody Allen?
Decir Woody Allen son palabras mayores. Además tiene una gran capacidad para contar historias porque saca una película cada año. Hay gente que está toda una vida intentando hacer una obra maestra y él las saca como chicles. Yo lo que trato de hacer  es lo que me apetece en cada  momento. Creo que hacer este espectáculo es una necesidad. Yo tenía ganas de contar esas historias que ya había probado en distintos sitios y que sabía que iban a divertir al público. Lo único que me faltaba era un hilo conductor y una conclusión. Yo creía que se viera el espectáculo como una obra de teatro con un solo actor. Al final me puse a trabajar y estoy muy contento porque es una obra de teatro con principio y con fin, aunque con sólo un actor. En todo esto me ha influido mucho Spalding Grey, un americano que se suicidó hace dos años. Era un tío que te contaba alguna historia que tenía que ver con su vida. Era un hombre que llegó a escribir diecisiete monólogos donde contaba su vida.

: ¿Cómo ha sido trabajar con Demi Moore en el anuncio de Freixenet?
Ha sido fantástico. Me ha caído muy bien. Su marido es además productor y protagonista de un programa de tomas falsas. Además, hay una cosa que voy a meter en el espectáculo acerca de  los comentarios que me hizo Mariñas tras la rueda de prensa del anuncio. (Imitando al popular periodista  de corazón) “Te la comes, te la comes. Me ha decepcionado. La he encontrado tripona y con unas encías muy feas” Ja ja ja…

“Hay gente que está toda una vida intentando hacer una obra maestra y él las saca como chicles”

: Ahora te voy a ir diciendo una serie de personas con las que has trabajado para que me vayas comentando lo que te parece cada una de ellas. Empecemos con Fernando Trueba…
Me parece un gran director. Yo trabajé con él en “Belle Epoque” y “Two Much”. Es un director con un espíritu muy joven, algo que se trasmite en las películas. También, y es una cosa que valoro mucho, es una persona que ha apoyado a las nuevas generaciones de este país como Santiago Segura, Juanma Bajo Ulloa o a mí mismo. Es una persona  que te da consejos para que hagas cosas. Además me gusta mucho la labor que está haciendo en el mundo de la música.

: Fernando Fernán Gómez…
He trabajado con él tres veces. Fue mi maestro en “El viaje a ninguna parte”, aunque me trató a patadas. La gente de la profesión se cabrea cuando lo digo y me dice que cómo digo eso de Fernando Fernán Gómez.

: Santiago Segura…
Es una persona con muchísimo talento. Es uno de esos tíos luchadores que consigue  todo lo que se propone. También tiene una cultura musical y cinematográfica alucinante.

: Antonio del Real.
Es un personaje que va muy bien para vuestra revista porque tiene algo de freak. Eso a mí me da cierta ternura y hace que me sienta muy a gusto rodando con él. Me parece un tío que domina muy bien la comedia, la lleva a muy buen puerto y es un gran amigo de sus amigos.

: ¿Carlos Saura?
Trabajé con él en “Ay, Carmela”. Me parece un artista. Hay directores y directores artistas, y yo creo que Carlos Saura es un artista. Creo que Carlos Saura tiene por lo menos cinco películas entre lo mejor del cine español.

FREEK! te recomienda:

Julio Vallejo

Creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Desde entonces lo ha hecho en Lainformacion.com, Europa Press, Freek Magazine, Cine para leer, Culturamas,Tendencias Magazine, Notasdecine.es, Aviondepapel.tv, los libros “Cine para leer” o la agencia Coveritmedia, entre otros medios.


Deja tu comentario


× 6 = cuarenta dos

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD