Alejandro Jodorowsky. Cuestión de (psico)magia

Cineasta de culto, autobiógrafo poético, sanador, experto en tarot, actor, guionista de cómic. El mago multifacético-hombre-orquesta-anfibio habló para FREEk! Un anciano que domina la escena, la palabra, los signos, los símbolos, los rituales. Nos recibió en la habitación de su hotel como una estrella del rock añeja. Cansado de la paliza mediática, a punto de salir corriendo en taxi al aeropuerto con su pequeña maleta y su asistente en gira, nos regaló algunas impresiones este self-made-man de las artes, este hombre del renacimiento posmoderno. Habituado al acoso y asedio de fans y consultantes -cada miércoles lee gratis el Tarot en el Café. En una sociedad enferma, donde tantos ansiosos ciudadanos y replicantes buscan una respuesta, Alejandro peina las ciudades con sus espectáculos psicomágicos prodigando su propio método curativo. Sean escépticos o creyentes acérrimos, he aquí unas declaraciones para degustar en frío o en caliente.

 

: Desde que saliste de Chile, dándoles la espalda a tu país y a tu cultura hasta el día de hoy, ¿qué premisas se han ido quedando en tu equipaje y usas a la hora de crear?
Yo he ido formando mi espíritu, no me apoyo en nada, me apoyo en mí mismo. Pasé por cantidad de disciplinas que sí, ahora están en mí, han ido quedando con más o menos intensidad pero no puedo decir que me apoye en ellas, forman parte de mí. Salen en mis libros. En realidad, te digo que en lo que me apoyo es en un disco de arpa céltica que pongo desde hace treinta años cuando me pongo a escribir. Luego pongo incienso, un incienso hindú muy azucarado. Luego me perfumo el cuello con una esencia que me fabrica un perfumero florentino amigo que se llama Galvano, también me perfumo las manos con un perfume japonés y finalmente, la suela de los zapatos. Con todo eso me pongo a escribir. Son manías. Me apoyo más bien, como ves, en rituales, no en ideas.

: Tu trabajo siempre está basculando entre la labor de creador y la de terapeuta.
Sí, pero no es dualidad. Después de un tiempo como artista, llegué a una crisis en la que me pregunté: “¿Para qué sirve el arte?”. Vi que la inmensa mayoría del arte y de la literatura estaba dedicada a cantar el fracaso del hombre. Un mundo de antihéroes, de crímenes y egos. Me cansé de todo eso y pensé: “¿Para qué sirve un arte dónde el artista sale a hablar de sí mismo y se queda en sí mismo?”. Yo creo que la finalidad del arte es curar. Y comencé a hacer un arte terapéutico. Va unido.

: Pero, por ejemplo, a la hora de crear un álbum gráfico o una novela…
Tengo la misma intención. Mis personajes son héroes que buscan encontrarse a sí mismos. Son gestas donde siempre hay una cierta iniciación a la conciencia.

“Yo creo que la finalidad del arte es curar. Y comencé a hacer un arte terapéutico. Va unido”

: ¿Y cómo has vivido, en España por ejemplo, dónde eras conocido en el ámbito underground y más por tu faceta de autor de culto de cine y de cómic, el paso al conocimiento masivo como sanador de cabecera, con la consiguiente amnistía social que esto ha comportado?
Yo digo que hay que vivir lo que es. Lo que pasa. Antes iba a dar una conferencia y venían veinte y yo la daba. Ahora vienen mil, y la doy. Y no me siento ahora la gran cosa por eso. Estoy igualito. Me agarró ya viejo. Ya me salí de la seducción y tengo todo lo que necesito. Y lo que hago lo hago por placer, por un inmenso placer… Y además, creo que soy útil a algunas personas. Últimamente he estado investigando sobre los chistes. ¿Sirven para algo? Hacen reír y ya está, pero también albergan mucha sabiduría.

: Tú compartes tu sabiduría, asiduamente en París, con tus conferencias-espectáculo, que ahora recogerás en otro libro para Siruela…
“Cabaret Místico” lo escribí especialmente para la gente que me pide ayuda. Yo no escribo autoayuda, yo escribo como escritor pero sí me gustaría que leyendo algunos de mis libros la gente pudiera solucionar problemas.

: Estás refiriéndote a la psicomagia (disciplina inventada por el propio Jodorowsky donde se combina poesía y sanación siguiendo unas premisas muy concretas), ¿a qué atribuyes su poder?
La psicomagia te convierte a ti mismo en tu propio curandero.

: ¿Y cómo llevas el tema de la responsabilidad que esto conlleva? ¿Qué haces con la cantidad de fe que la gente te profesa?
La asumo. Hay que asumirla. Cada miércoles le echo las cartas a cuarenta personas en un café de París. A veces voy de mal humor y me paso ahí sentado cinco horas (Jodorowsky, recordemos, tiene cerca de ochenta años). En vez de cansarme, me descansa, me da alegría de vivir ayudar a los demás.

: ¿Y el teatro? ¿Crees que es lo qué más ha marcado tu manera de trabajar?
Sí, sí. Me marcó mucho. Yo hice más de cien obras de teatro en México y fundé allí el teatro de vanguardia. En realidad, nunca he abandonado el teatro porque toda la psicomagia es teatro. Teatro sagrado. Son rituales teatrales. El inconsciente comprende los signos. Lo que hay que aprender es cómo hablarle al inconsciente.

“Estoy preparando una película que se llama ‘King Shot’.  Tengo actores que quieren trabajar conmigo: Nick Nolte, Marilyn Manson, Santiago Segura, pero todavía no reúno el dinero”

: El cine. Si hicieras ahora cine, ¿qué cine harías?
El mío. El de siempre. Estoy preparando una película que se llama “King Shot”. Pero ten en cuenta que es muy difícil conseguir dinero para hacer películas de autor. Es más fácil conseguir doscientos millones de dólares que tres. Tengo actores que quieren trabajar conmigo: Nick Nolte, Marilyn Manson, Santiago Segura, pero todavía no reúno el dinero.

: Dinos cómo trabajas con los dibujantes para componer una novela gráfica.
Estoy haciendo un western ahora mismo con François. He trabajado con Manara y con muchos otros. Ahora trabajo con unos diez dibujantes, todos muy buenos. Empiezo yo, suelto una idea, elaboro un guión y ellos lo van siguiendo. Luego comentamos por teléfono. A Moebius sólo le cuento ideas porque va muy rápido, no me da tiempo a elaborar un story.

: ¿Por qué crees que hay tan pocas mujeres en el mundo del cómic?
Las va habiendo. Pero toda la sociedad masculinista apenas está despertando a la conciencia femenina. El cambio vendrá cuando los hombres se despierten a esto, porque las mujeres ya están desde hace mucho haciendo su trabajo. Aunque el mayor enemigo de la mujer es la Iglesia. La política, los bancos y el dinero también son fálicos. Poco a poco la mujer está empezando a leer cómic, y la popularización masiva vendrá por el manga japonés, donde sí hay comics hechos por y para mujeres.

: ¿En qué oficio de los múltiples que dominas te sientes más realizado?
Todos me gustan pero es en la poesía donde me siento mejor. Con la práctica poética. Viviendo poéticamente. Yo lo llamo la Re-Evolución Poética.

: Para terminar, ¿te sigues sintiendo un exiliado? ¿Sigues pensando qué el mejor lugar para estar en el mundo es fuera del mundo?
Antes pensaba que no habría lugar en el mundo, siquiera la estratosfera, para depositar mis cenizas. Ahora quiero que entierren mis cenizas con semillas de árbol, en cualquier lugar, toda la tierra del planeta es mi país: quiero producir un árbol en ella y las cenizas son muy buen abono. Un roble, una encina; soy ambicioso, quiero ser un árbol grande.

FREEK! te recomienda:

Silvia Nanclares


Deja tu comentario


siete − 4 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD