Deshojando la margarita con Cuca Canals

Su imaginación le hace volar hasta territorios insospechados. En la cabeza tiene más de 500.000 mil historias con la necesidad de exteriorizarlas y compartirlas. Necesidad y privilegio que combina al cincuenta por ciento. La creación no es sólo pasión, para Cuca Canals es algo así como “cuando tienes un hijo y necesitas que te digan lo guapo que es”. Coquetea con todo lo que huele a arte, por eso nunca sabe a qué carta quedarse. Es igual: le queda carrera para rato.

 

: Crear en el sentido más amplio de la palabra: literatura, cine, pintura, arte… ¿Es usted una privilegiada por vivir de la creación? ¿O más bien se trata de una necesidad?
Efectivamente me siento una privilegiada. En mi segunda novela, la protagonista -una escritora- decía que el mundo de la imaginación es la oficina más grande y bella del planeta. Y la pluma o el ordenador la herramienta más extraordinaria que existe. Crear es también una necesidad de compartir tu obra con los demás. Como cuando tienes un hijo, necesitas que te digan lo guapo que es.

: ¿En cuál de estos campos se siente más a gusto?
En todos, porque todos son fascinantes. Es como si me preguntaras, qué te gusta más: el chocolate, el jamón o la langosta. Me quedo con los tres. El cine te permite ver lo que has creado en una pantalla, tus personajes cobran vida, es una experiencia fascinante. En cuanto a la literatura y el arte, son imaginación pura, puedes llegar a donde quieras.

: La eterna pregunta: ¿la inspiración se busca o se encuentra?
Las dos cosas. La inspiración se encuentra, pero para encontrarla hay que buscarla. Para ello es necesario trabajar mucho, mirar a tu alrededor, escuchar música, leer, ver la televisión, ir al cine…

: Hablando de cine, ¿qué significó conocer a Bigas Luna y trabajar con él como guionista en muchas de sus películas? ¿Qué le parecen los reconocimientos?
Bigas Luna ha sido muy importante en mi carrera. En primer lugar porque gracias a él me decidí a escribir guiones de cine y a dejar la publicidad. Me ha enseñado muchas cosas: a crear personajes, a construir historias a trabajar de una forma visual, a ser más exigente. En cuanto a los reconocimientos, a todos nos gusta que nos den premios, sin duda es un estímulo.

: En “500.000 Historias de Amor”, su última novela, el mundo de la televisión es capaz de crear una oleada de romanticismo colectivo, extrapolado a la realidad. ¿Cree que tiene tanta influencia la pequeña pantalla en nuestras vidas?
Forzosamente, porque a diario nos pasamos horas frente al televisor. A través de él, conocemos una visión de la realidad muy limitada, excesivamente simple,  muchas veces manipulada o exagerada para atraer a la audiencia. La televisión es como la carne picada, muy fácil de masticar: cuando te acostumbras a ella, te cuesta digerir otros alimentos que son tan apetitosos o más. El tiempo que vemos televisión dejamos de hacer otras cosas, como leer, pasear o, sencillamente, pensar.

“Siempre me divierto pensando en qué les hubiera pasado a Romeo y Julieta en caso de que no se hubieran suicidado y me los imagino diez años después discutiendo agriamente por cualquier motivo doméstico”

: Andrea Labrador, la protagonista del libro, se enamora perdidamente a primera vista, aunque realmente después resulta no ser así. En general, ¿cree que el amor podría ser simplemente la idealización de una imagen como le ocurre a la protagonista?
El cine y la literatura nos dan una visión del amor que no corresponde a la realidad. Es una visión irreal, exagerada, utópica pero a la que todos aspiramos porque es muy hermosa. Siempre me divierto pensando, por ejemplo, en qué les hubiera pasado a Romeo y Julieta en caso de que no se hubieran suicidado y me los imagino diez años después discutiendo agriamente por cualquier motivo doméstico.

: La mayoría de sus historias tiene como punto de unión el que están más cerca de la fantasía que de la realidad, ¿es la literatura la mejor manera de volar?
Sin duda, es una maravillosa forma de volar, que te permite -con sólo cerrar los ojos- viajar al Polo Norte, cenar  con George Clooney en París, desayunar en la luna o ir a la época medieval. Con una gran ventaja: no produce jet lag.

: Ha trabajado tanto en el campo de la publicidad como en el del periodismo durante años, dígame: ¿son mundos enemigos o complementarios? ¿Se identifica con alguno de ellos más que con el otro?
Soy licenciada en Ciencias de la Información, pero solamente de la rama Publicidad. No soy periodista. De todas formas, creo que son dos campos bien distintos, aunque cada vez más complementarios. Sin los medios de comunicación no habría publicidad. Y sin la publicidad, no habría medios de comunicación.

: Tras esta borrachera de amor, ¿qué reserva en su manga? ¿Hay nueva novela, nuevos guiones, nuevos proyectos en el horizonte?
Mi último proyecto es una colección de alfombras con letras inspiradas en la poesía visual. He empezado una nueva novela con la que estoy entusiasmada. Y también estoy renovando mi página web, cucacanals.com.

FREEK! te recomienda:

Maria del Carmen Garcia


Deja tu comentario


nueve − 9 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD