Todd Solondz, el terror de los suburbios

¿Son los barrios residenciales norteamericanos el colmo de la felicidad? Todd Solondz nos respondería que no. El director norteamericano nos ha mostrado a través de su corta filmografía que el aparente bienestar de los habitantes de estos lugares sólo enmascara bastante infelicidad. Para hablar con el propio director sobre sus personajes y de su algo cruel forma de retratarlos,  nos trasladamos a Gijón, donde el realizador de “Storytelling”, que  recibía un homenaje del festival de cine de la ciudad, nos aclaró algunos detalles sobre su nuevo filme, “Palíndromos”.

 

Todd Solondz, el creador de “Happiness”, “Cosas  que importan” y “Bienvenidos a la casa de muñecas”, se ha convertido en un verdadero azote de la corrección política. Sus películas nunca son cómodas de ver porque el espectador puede verse reflejado en sus no siempre adorables personajes. “Palíndromos”, su último filme, no parece que vaya a calmar sus ansias de dar estopa al género humano. El largometraje narra las peripecias de Aviva, una adolescente embarazada que, tras dejar su casa, verá como en su camino se cruzan pedófilos, asesinos antiabortistas y fanáticos religiosos, entre otro paisanaje más o menos repelente. Para hablar con el responsable de estas fechorías nos dirigimos al Festival Internacional de Cine de Gijón. Allí, Todd Solondz, el hombre con la cara más freakie del universo, nos respondió con su peculiar humor a algunas cuestiones sobre su curiosa filmografía.

: ¿Por qué has elegido a varias actrices para interpretar el personaje de Aviva, la protagonista de “Palíndromos”?
El personaje lo representan ocho actrices pero podrían haber sido ochenta. Puede que al  principio haya un poco de confusión porque al principio la protagonista es pequeña, luego es grande y negra, y más tarde latina o pelirroja. Sin embargo, el espectador termina por asumir que es el mismo personaje representado por varias actrices. Escribí el guión con esta idea en la cabeza. Cuando en la película el personaje está interpretado por una chica negra y gorda representa a una especie de Gulliver entre los liliputienses. Sin embargo, cuando el personaje es interpretado por Jennifer Jason Leigh intento que represente a una niña madura que ha vivido mucho, aunque siga teniendo 13 años. Había un riesgo en esta decisión pero pensé que la acumulación de actrices en un mismo personaje tendría un efecto más poderoso que si sólo hubiera utilizado una sola intérprete.

: Cuando escribes el guión de tus películas, ¿incluyes algunas cosas que le han ocurrido a gente que conoces o pones algo de tu propia vida?
De alguna manera todas mis películas son autobiográficas, aunque nada de mis películas me haya ocurrido a mí. Mi material es mi vida, lo que he leído, lo que he experimentado y afortunadamente ese pozo no se ha secado aún. Es difícil no darse cuenta de las cosas que están sucediendo. Sin duda, esta película es mi trabajo con una carga política más fuerte. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que Estados Unidos es el único lugar en el  mundo en el que se asesina a médicos de clínicas abortistas.

“De alguna manera todas mis películas son autobiográficas, aunque nada de mis películas me haya ocurrido a mí”

: El tema de la pedofilia ya lo trataste en “Happiness” y ahora vuelves a ser objeto de estudio en este filme, ¿tienes algún tipo de fijación con este asunto?
Llevo escribiendo desde que empecé a leer. Entonces me preguntaba qué tipo de historias escribiría cuando tuviera veinte, treinta o cuarenta años. Nunca imaginé que escribiría historias de pedófilos, violaciones y abortistas. En mi vida diaria no me preocupa esto y, aunque leo el periódico, no tengo ningún interés especial en estos asuntos. No tengo un interés especial ni en palíndromos ni en pedófilos (risas), pero, paradójicamente, vivimos en tiempos de histeria y, cuando leemos los periódicos, no  podemos evitar que ciertas cosas ocurran en el mundo y que muchas veces las víctimas principales sean los niños. Hay muchas organizaciones en las que uno puede ser voluntario, como los boyscouts, pero no es una buena idea formar parte de ellas (risas). La pedofilia me sirve como metáfora de la persona más despreciada en la sociedad. Busco una manera de identificarme con aquellas personas que sean las más odiadas. Al  principio era remiso a presentar el personaje de Bob como un pedófilo. La manera en la que lo resolví fue diferente a la utilizada en “Happiness”. En aquella película el personaje se muestra como un depredador y el niño es la presa, mientras que aquí el personaje de Aviva, la niña, es el que se acerca y seduce a Bob porque quiere quedarse embarazada. Esto se desarrolla en la escena en la que Jennifer Jason Leigh habla con Mark Viener, que es acusado de ser pedófilo pero realmente no lo es. Cuando escribí la frase “Sé que no eres un pedófilo porque los pedófilos aman a los niños”, me sorprendí porque me pregunté si no estaba defendiendo la pedofilia y a organizaciones que apoyan las relaciones entre niños y mayores.

: A la hora de escribir, ¿partes de una idea preconcebida o prefieres que la inspiración vaya saliendo poco a  poco?
Es un proceso misterioso. Lo importante es poner el bolígrafo sobre el papel. La gente me pregunta cuánto tiempo te lleva escribir un guión y yo les contesto que alrededor de 30 años. Las cosas que suceden se quedan dentro de mí hasta que tienen la oportunidad de ir saliendo. Hay un momento en que la mano tiene vida propia y lo que resulta es impredecible. No tenía intención de hacer una historia de una niña pequeña, aunque sí tenía la idea de utilizar a varias actrices para un mismo papel. Seguí con el filme a pesar de tener otros proyectos de cariz más comercial. Lo que pasa es que cuando escribo un guión creo que es genial y sigo revisándolo a pesar de que piense que es genial. Empiezo a filmar teniendo la seguridad de que ya está todo hecho, pero, al ver lo filmado, me doy cuenta que voy en otra dirección y empiezo a ver las cosas desde otro punto de vista. Cuando edito toda la película, ésta toma otra identidad y otra nueva vida. Cuando la completo y la gente me empieza a hacer preguntas sobre ella es cuando me doy cuenta de qué trata  la película. Cuando me preguntan si la película salió cómo yo esperaba les respondo que no. Al principio piensas que la película es genial pero cuando la ves piensas que es un fracaso. Pasa un tiempo, la vas viendo de otro modo y te da el aliciente para pensar que la próxima va a ser genial.

“La gente me pregunta cuánto tiempo te lleva escribir un guión y yo les contesto que alrededor de 30 años”

: Has llegado a comentar que “Palíndromos” es casi una sucesora de “Bienvenidos a la casa de muñecas”. ¿Tenías en mente este guión cuando hiciste tu primera película o simplemente es una especie de secuela?
Cuando hice “Bienvenidos a la casa de muñecas” me imaginaba un futuro mejor para el personaje de Dawn Wiener. Quería que el personaje apareciera tanto en “Storytelling” como en esta película. Le pedí a la actriz que interpretó el papel, Heather Matarazzo, en el primer filme que lo volviera a hacer, pero ella lo rechazó y me dijo que nunca volvería a hacer el personaje. Tuve que aceptarlo. De todas formas, no considero esta película como una secuela y pienso que nadie lo piensa. Sólo utilizo “Bienvenidos a la casa de muñecas” como punto de partida para una película, aunque he traído al personaje de Mark Wiener  porque pensé que podría tener un papel importante en ésta.

FREEK! te recomienda:

Julio Vallejo

Creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Desde entonces lo ha hecho en Lainformacion.com, Europa Press, Freek Magazine, Cine para leer, Culturamas,Tendencias Magazine, Notasdecine.es, Aviondepapel.tv, los libros “Cine para leer” o la agencia Coveritmedia, entre otros medios.


Deja tu comentario


siete + = 8

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD