Jose Corbacho, más bueno que el pan

A José Corbacho le sonríe la suerte. Pero no crean que el éxito le guiñó un ojo así, por las buenas. Lo suyo ha sido trabajo, trabajo y más trabajo. Se pegó diez años pateando tablas con La Cubana, se coló en la tele y aguantó el tirón hasta que cuajó su peculiar sentido del humor y saltó al cine tras una barra de bar, conquistando a público y crítica con sus “Tapas”. Aprovechando el lanzamiento de ésta, su primera película, en DVD, hablamos con este fan empedernido de Woody Allen y Camarón, descubriendo que esa simpatía que despacha en la pequeña pantalla no es pose, sino algo tan natural como la vida misma. Ésa que gusta retratar en sus trabajos.

 

: Acabas de editar el DVD de tu primera película “Tapas”, ¿estás pensando ya en la segunda?
Estoy ahí con Juan Cruz en fase embrionaria de escritura de guión, que es una bonita metáfora para decir que nos estamos tocando los cojones y esperando las musas. Aparte de eso, estamos ahí escribiendo, pensando en la historia que nos apetece contar, y ya tenemos un hilo que desarrollar, porque la verdad, que la primera sólo nos ha dado alegrías y satisfacciones.

: En una entrevista comentabas, que este segundo proyecto trataría “sobre la ausencia de casualidades” y “que todo pasa por algo”…
Estamos pensando en las cosas que a veces pasan: la predestinación, el destino, y ese factor de “lo que está escrito” en la vida de las personas, en el amor, el desamor, la soledad… Acabará siendo una historia coral porque nos gusta mucho retratar diferentes personajes y sus diferentes universos.

: ¿Es Paul Auster una influencia?
Hombre, Paul Auster es un crack, y sí, en su obra  es un mundo, que trata mucho sobre el azar y las casualidades, pero creo que lo que más te acaba influyendo es la vida en sí. Cuando vas viviendo y te das cuenta que pasa algo, siempre acabas pensando “qué casualidad esto”. Pero a lo mejor no es tanta casualidad, a lo mejor pasa porque tenía que pasar, y la diferencia es que tú sepas leer eso o no. El otro día volví a ver “Match point” de Woody Allen, que habla mucho del factor suerte en la vida, y creo que sí, que la suerte, el destino, es algo que forma parte del ser humano.

“La suerte, el destino, es algo que forma parte del ser humano”

: ¿Repetirán los mismos actores?
En principio no, por ahora estamos escribiendo y elaborando personajes. Pero si creemos que para uno de los personajes de la nueva película el actor ideal es uno de los que salió en “Tapas”, no vamos a tener ningún problema en ese sentido. Sí que es verdad que son otro tipo de personajes. También estamos fantaseando con la idea de que vamos a rodarla en la misma ciudad que rodamos “Tapas”. ¿Por qué no podemos encontrarnos algunos de los personajes de “Tapas” para ver qué ha sido de su vida seis años después, aunque sea de una forma muy breve? Nos apetece jugar al cine dentro del cine…

: Intentando crear vuestro propio mundo dentro del cine…
Exacto, nuestro propio mundo, nuestro propio barrio, nuestra propia vida…y darnos cuenta que las películas que están basadas en la propia vida, como todas, pueden tener su propia vida.

: Tú y Santi Millán, amigos inseparables, provenís de la compañía de teatro La Cubana. ¿Se podría decir que es una buena plataforma para el salto al éxito?
Sobre todo una buena forma para el salto al curro, lo del éxito es algo muy relativo y que nunca lo vas a controlar tú. Eso siempre está en relación con el público, que va a determinar si una cosa le gusta o no le gusta, o si conecta o no. A nosotros el hecho de haber pasado por La Cubana nos ha dado una visión muy global del mundo del espectáculo. La Cubana no es una compañía donde te aprendas un texto, salgas al escenario y lo digas. Es una compañía donde montas, desmontas, diseñas la escenografía, colaboras en el guión y creo que eso te acaba dando muchas tablas. Y luego, a nivel de interpretación, salen unos actores con una gran capadidad de improvisación, frescura, rapidez, y eso evidentemente son armas que te pueden servir en el futuro.

: ¿Y El Terrat?
En El Terrat me he encontrado con una gente que ve la vida y por ende el espectáculo y la televisión muy similar a la mía. Para empezar Buenafuente, que generacionalmente somos de la misma quinta y entendemos el humor y la televisión del mismo modo. Por lo tanto, cuando nosotros salimos de La Cubana, primero llegó Santi al Terrat, y a los seis meses me llamaron a mí, para presentar un programa en Telecinco, que se llamó “La última noche”, y entonces encontré una gente que veía la televisión y la vida a través del humor, como yo.

“El teatro siempre apetece”

: Ya que hemos sacado el tema de La Cubana y el teatro… ¿volverás?
A mí me apetece, pero llega un momento en que es un problema más de agenda que de ganas. Porque es algo muy disciplinario, de ir todos los días a tal hora a un escenario. Aunque sí es cierto que nosotros en los programas de televisión tenemos público en directo, y nuestros programas son muy teatrales y dinámicos, así que esa necesidad de contacto con el público también la puedes encontrar a través de la televisión. Pero aun así el teatro siempre apetece.

: ¿Consideras tu evolución, del teatro a la televisión y luego al cine, como una evolución natural?
En mi caso es la que hay, y yo la he intentado vivir de la forma más natural posible. Sí que es verdad que me ha ido muy bien llegar a la televisión después de currar mucho, para no intentar perder el norte, porque reconozco que  la televisión lo que te da es mucha popularidad. Si llegas ahí sin cierta preparación, no digo técnica, sino personal, si te pilla a los 20 años, y te bajas del andamio, y te pones en el Santiago Bernabeu ante 100.000 personas, es normal que se te vaya la pinza, y no sepas gestionar ese gran salto.Pero nosotros hemos empezado a hacer televisión a los treinta y pico, y tenemos mayor distanciamiento, y somos más descreídos en cuanto a todo lo que rodea a la televisión. Y el cine ha llegado por una elección mía, con Juan (Cruz, guionista y codirector de la película), un amigo mío de hace 25 años. Un día dijimos: “vamos a escribir una historia”, y partir de ese input nació “Tapas”. Pero tampoco ha sido nada buscado ni predeterminado.

: En televisión, has tenido mucho éxito con “Homo Zapping”… ¿Cómo lleváis la ausencia de Paco León?
Pues soy el primero que le extraña, además de ser un actor como la copa de un pino, como persona es una maravilla, y tiene un corazón… Currar con él es un lujo, pero al pobre tampoco le daba más de si el cuerpo, estaba metido con la serie “Aida”, haciendo también cine… Y yo fui el primero que le dije que estaba clarísimo lo que tenía que hacer. Pero lo echas de menos, y nada, te toca trabajar con otros actores, con otra gente. Sí que es verdad que es un formato de programa que a veces puede estar por encima de las indivualidades, aunque está clarísimo que tanto el personaje de Raquel Revuelta como el de Anne Igartiburu habían llegado mucho a la gente. Pero, bueno, más o menos lo llevas, es como cuando lo dejas con una pareja…

: Siguiendo con la tele, con Buenafuente llevas seis añitos trabajando juntos. ¿Qué tal la convivencia?
¡¡Fatal!! Jejejeje… Es como si lleváramos seis días, hay tanta complicidad, que para nosotros salir al plató es muy relajante, lo que normalmente deberían ser nervios y estrés. Estamos metidos en la misma productora, hay tantos proyectos, tanta presión, que el momento más relajado del día es cuando nos juntamos en un plató y nos empezamos a putearnos el uno al otro, y a jugar, porque estamos jugando. Ese nivel sólo lo puedes alcanzar con alguien con quien tengas mucha confianza y complicidad, y la verdad es que vemos la vida y este oficio de forma muy similar. Es un lujo, porque llevamos seis años, pero podríamos llevar sesenta.

: ¿Crees que Eva Hache podría hacer sombra al hombre que fulminó al imperio marciano?
Eva está muy bien, ha sido un descubrimiento su programa. Lo único es que está en una cadena que ha nacido hace dos semanas, y hay que darle tiempo. Aunque también las otras cadenas tienen que ser conscientes que ahora hay otra oferta y hay un público que antes estaban en sus cadenas, y ahora pueden elegir. Cosa de la cual me alegro, porque en la variedad está el gusto.

: ¿Y Pepe Navarro en TVE?
Pues es una incógnita, porque como en este país se tiende a recordar siempre las cosas malas, pues se le asociará siempre con el vídeo de Pedro J. , La Veneno, y por potenciar el escándalo. Pero cuando arrancó Pepe Navarro, fue el primero en hacer noches en este país con humoristas, por ahí pasaron Florentino, Carlos Iglesias, Santi Millán y yo… También Javier Bardem estaba con Pepe Navarro, hace 18 años. Yo creo que es un tipo que sabe mucho de televisión, pero es una incógnita, porque en un momento dado, para él primaron los resultados por encima de los contenidos, y creo que esa premisa es un error. Pero ahora sigue siendo un interrogante, el ver cuál será el formato por el que apostará, si retornará a algo que hizo hace un tiempo con calidad, o apostará por algo más inmediato y tremendista. Tengo ganas de verlo, la verdad.

: Por cierto, ya que antes hablábamos de Eva Hache. ¿Cómo has visto la nueva Cuatro en estas primeras semanas?
Pues la verdad, está empezando. Sinceramente, como espectador, creo que hay buenas intenciones, aunque otras muuuuy mejorables. Hay que darles tiempo, hay muy buenos profesionales y muy buenas personas.

: ¿Has preguntado por curro por si acaso?
La verdad que allí tenemos un programa, el de “Rompecorazones” con Deborah Ombres. Bueno, que tenemos una patita. Siempre es bueno reinventarse, si llega el día que se acaba “Buenafuente” u “Homo Zapping”, pues nos dará igual ir a la Cuatro, la Cinco o la seis.

“Todos los que nos hemos criado comiendo tapas, sabemos que a veces en lo pequeño está lo grande”

: Volviendo con “Tapas”, ¿cómo puede ser que algo tan pequeño como una tapa pueda dar tantas alegrías y premios?
Porque ésa es la grandeza de la tapa. Todos los que nos hemos criado comiendo tapas, sabemos que a veces en lo pequeño está lo grande. Y en esta película, que ha sido como una tapita pequeña sin pretensiones y con mucho cariño, pues al final a mucha gente le sabido sabrosa y gustosa. Nunca sabes dónde está la receta…

: En el capítulo de cameos, en “Tapas” salía Ferrán Adriá. ¿Os deleitó con alguna delicia?
La delicia fue poder contar con él, porque tiene una agenda más ocupada incluso que Zapatero, y que pudiera sacar un hueco, ir a su restaurane a grabar una secuencia, y que estuviera toda la mañana con nosotros. Encima, inventado platos, porque es como el Leonardo da Vinci de los fogones, creando constantemente. La verdad que fue un lujazo. Ya lo conocíamos porque es de nuestro pueblo, de Hospitalet de Llobregat.

: ¿Cómo ves la industria cinematográfica en nuestro país?
Mmm…

: ¿Crees que hay industria?
Quizá ésa sea la pregunta. O no la conozco mucho. Sé que este proyecto tuvo sus dificultades a la hora de levantarse como cualquier otro proyecto que lo coja una pequeña productora y que se vaya haciendo grande con el tiempo. Además, el gran problema del cine en este país es que la competencia con el mercado internacional es muy salvaje. Competir con una industria que te guste o no, pero que sí que lo es, como la americana, hace que todo sea muy complicado. Pese a esto, cada año hay buenas películas. ¿Que podría estar mejor? Sí. ¿Que podría haber más? Sí, pero bueno… Llevamos tantos años hablando de la crisis del cine español, que quizá lo mejor sería hablar menos y hacer más y mejores películas. Pero siempre nos encontraremos problemas políticos, de distribución, de promoción…

: ¿Crees que el espíritu juguetón que te ha acompañado toda la vida ha influido en la elección y el desarrollo de tu profesión?
Venía un poco por ahí, sí. De hecho, había compañeros que los martes y jueves entrenaban a fútbol-sala, y la verdad que tampoco es que yo estaba muy dotado para jugar pese a que lo intenté… Me hubiera encantado ser jugador de futbol profesional y ganar la Champions, no te digo que no.

“¿Quién no se fuma un porro? ¿Quién no se mete una raya? Que cada uno haga con su cuerpo lo que quiera. Encuentro mucho peor invadir un país y que todos vayan detrás a apoyarlo”

: ¿De qué equipo eres?
Voy cambiando, en Barcelona ejerzo bastante de madridista, y mis problemas me lleva. Pero no es el mejor momento para hablar, pues este año estoy muy rendido a Ronaldinho y compañía. Da gusto verlos jugar…

: Sabemos que te no terminaste periodismo, ¿la acabarás algún día?
Me quedan asignaturas de televisión y de radio. Lo intenté hace varios años, pero me comentaron que había agotado las convocatorias. Entonces creo que no voy a tener la opción de terminarla, pero igual también queda bien en mi currículum.

: Te defines como “hombre de pocas virtudes y muchos vicios”…
Eso es falsa modestia, también tengo virtudes…

: Y de esos vicios ¿alguno inconfesable?
Inconfesable ninguno, los vicios son todos confesables, mientras no hagas daño a  terceros, que esos son siempre más chungos. Pero que a veces catalogamos como vicios algunas cosas que son muy naturales. La putada es que vivimos en una sociedad que crucifica a alguien que se está drogando, porque llegan unas fotos a los medios. Cuando lo más seguro es que esos que critican hagan los mismo. O acabas crucificando a una pareja porque están en una discoteca y les entra un calentón y se refriegan, y piensas: “Pero coño, si eso lo hace todo el mundo”. ¿Quién no se besa? ¿Quién no se abraza? ¿Quién no se fuma un porro? ¿Quién no se mete una raya? Que cada uno haga con su cuerpo lo que quiera. Yo no te digo que esté bien o mal, encuentro mucho peor invadir un país y que todos vayan detrás a apoyarlo.

FREEK! te recomienda:

Nono Ayuso


Deja tu comentario


× 1 = cinco

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD