De Sevilla a Cuba en dos horitas: Benito Zambrano

Esta vez sin fular. Con aires de centralita porque su móvil no paró de sonar, y un poco cansado del juego de la promoción, abrió las puertas de su casa a esta santa institución. Es director de cine, español y, sorpresa para todos, su apellido no empieza por A. Con todos ustedes: Don Benito Zambrano, el dire lebrijano.

 

: ¿Por qué has tardado cinco años en dirigir otro largo? ¿Había miedo a la decepción?
No, no había miedo. En los momentos iniciales, cuando estrenamos “Solas” con toda la locura de los primeros momentos, fue una cuestión de desconcentración. Cuando sacas la película, la estrenas, empiezas a hacer las labores de promoción, y la película comienza a crecer y crecer, con entrevistas… No sé qué, no sé cuánto… Los festivales… Con todo eso, llega un momento que te descentras, te cuesta mucho trabajo centrarte en una nueva película. Imagínate haciendo esto (lo dice por nuestra entrevista), se hace imposible, ¿no? Y además después hice la miniserie “Padre Coraje”, que es importante. No es que yo en estos cinco años no haya hecho nada, porque estuve desde finales de 1999 preparando “Padre Coraje”.

: ¿La decisión de hacer esa miniserie fue un poco la idea de escabullirte de la presión?
En principio lo hice con la idea de romper con el cine, porque llevaba una dinámica que no veía forma de romper, no había manera de decir: “Ya no hago más entrevistas, no voy a más festivales, y no quiero más nada”. Por eso cuando me ofrecieron la miniserie me pareció que era una buena forma de  hacerlo, además de interesante, porque era una manera de rodar mucho, una manera de aprender algo menos arriesgado. La televisión siempre es más fácil, ya que es todo un producto de consumo, se devora todo muy rápido. Y de alguna manera, te miran menos, porque si triunfas es un triunfo volátil, a la semana siguiente nadie recuerda nada de televisión, y si fracasas pues también pasa un poco de lo mismo. Así que me decidí a hacer la serie a ver qué pasaba…

: Con “Habana Blues” has contado con muchos más medios, en cuanto a producción, distribución, promoción, con un presupuesto muy holgado de más de 3 millones de euros. ¿Te ha condicionado eso en tu película a no tratar ciertos temas o dar una lectura más superficial que, por ejemplo, en tu primera película “Solas”?
“Solas” es una película que cuando salió, nadie conocía. Si yo hubiera hecho “Solas”, ahora saldría con la promoción de “Habana Blues”, que no está condicionada para nada. Tú sales con más o menos promoción en función de la potencia de tu equipo o productora. Lo que ocurre es que el Benito Zambrano de “Habana Blues” no es el de “Solas”, quiero decir que “Habana Blues” se aprovecha de lo que consiguió “Solas”. Además, estamos con una distribuidora muy potente, Warner, que decide que sale con más copias. Porque lo importante ahora mismo en el cine español es que tienes que salir con mucha promoción, porque sino la gente no va a verla. A la gente si no le dices muchas veces que vaya a ver la película, no van.

: Te lo decía porque, por poner un ejemplo, los actores de tu película son todos jóvenes,  guapos, musculados… ¿es una condición al estar con una compañía tan grande?
No, no, no, si de algo vale el éxito para mí, es para tener toda la libertad… A ver: este guión yo empecé a escribirlo en el año 1994, estaba escribiendo el de “Solas” y éste a la vez. En el año 1996 ya tenía una primera versión de este guión, y tenía ambos proyectos, pero en aquel momento no tenía a nadie. Con esto te quiero decir que no es un proyecto condicionado por nada, solamente es un guión en el que yo quería hablar de la gente joven de Cuba, que incluso quería hacerla antes que “Solas”, porque en el año 1996 acaba de terminar de estudiar en Cuba, y “Solas” se me había quedado atrás. Lo que pasa es que cuando vengo a España y voy a Lebrija, digamos que la euforia cubana se me baja, y “Solas” comienza a recobrar importancia y fuerza.
En cuanto a los actores, son así, porque quería que fueran gente linda y jóvenes, para contrastarlo con la suciedad y deterioro de La Habana…

: Pero Alberto Yoel (Ruy, el protagonista de la película) se parece increíblemente a Lenny Kravitz, por eso también el relacionar Warner-Lenny-Benito…
No, no, no, Warner está detrás, eso es un hecho, aunque Warner llega cuando el proyecto está hecho. Pero no nos condiciona en absoluto, porque cuando estoy reescribiendo el guión se me ocurre que la música que toquen sea una especie de rock, y en ese momento estoy en casa viendo un documental por Canal Sur, y aparece Lenny Kravitz, y me pareció que el personaje debería ir por ese camino. Por eso, intencionadamente, el tipo tiene ese aspecto, para crear una especie de Lenny Kravitz cubano, sólo como una referencia.
Por eso, la influencia no viene de Warner hacia nosotros, sino más bien al revés. Eso sí, teniendo en cuenta que les viene muy bien que hayamos elegido esa estética.

: He leído en un par de entrevistas que comentabas que “Habana Blues” es un viaje de dos horas a Cuba por el módico precio de una entrada de cine…
Y no hace falta que te lleves ni cepillo de dientes ni calzoncillos…

: Pero en este viaje has dejado apartado un poco el tema político, ¿por qué esa decisión cuando es un factor muy importante dentro del contexto social-cultural cubano?
En Cuba no todo el mundo habla de política. Es decir, yo he intentado crear unos personajes que sean auténticos, no ir yo a Cuba y contarle a los cubanos lo que tienen que decir u opinar. Y de ahí que no se toque demasiado ese tema, porque en Cuba, a día de hoy, muchísima gente joven pasa de política, y eso es ser también político. Cuando en Cuba, un país tan politizado, la gente cada vez habla menos de política, quiere decir que también eso es política: la ausencia de lo político. La gente vive, y la gente está cansada ya de política. Aparte de todo esto, la película está contada desde un punto de vista que es el del pueblo cubano; y no sólo eso, sino que yo no iba a ir a Cuba a rodar una película para decir lo bueno o lo malo que es Fidel, y menos aun para crear más división, porque es uno de los problemas… O estás a favor de la revolución o estás en contra. Pero hay una parte de la población que no se posiciona en ninguno de los lados.

“En Cuba no todo el mundo habla de política”

: Cambiando de tema y haciendo un repaso de tu carrera, vemos que has tenido siempre muchos cambios, aunque casi todos con éxito. Sales de tu Lebrija natal para estudiar cine en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños en Cuba, regresas, filmas “Solas” y arrasas no sólo en taquilla, sino que también te caen cinco Goyas. Después la mini-serie “Padre Coraje” y ahora “Habana Blues”… ¿Se podría decir que esta película cierra un ciclo y rindes homenaje al país que te ha formado en el cine?
Sí, sí, por supuesto… Yo llegué a Cuba y como andaluz nunca me sentí que estaba fuera de mi tierra, porque los cubanos tienen una forma de comportarse muy similar a la de los andaluces. Me sentía muy bien, de hecho desde el primer momento que llegué a Cuba, quería rodar una película allí, o en América Latina, que también me atraía mucho. Pero, claro, si los propios cineastas sudamericanos no pueden hacer su cine, pues imagínate yo. Y es un homenaje, sobre todo porque aunque yo no siga viviendo allí, a nivel de cariño y de amistad seguimos estando muy cerca. Pero ahora, desde aquí, desde Madrid, desde España, la película es mi homenaje y la forma de decir gracias a Cuba, por todo lo que me dio.

: En tus películas, y  en “Padre Coraje” también, utilizas constantemente el tema de la familia… ¿Es algo que te preocupa u obsesiona?
La verdad es que nunca  lo había pensado, y eres el primero que me lo dice, pero sí, es cierto, me parece importante. Yo diría que hoy en día, uno de los temas que quizá menos se tocan en el cine y que sin embargo está muy presente, precisamente, es cómo se vive, o cómo vivimos hoy en día con la familia. Y en eso estoy de acuerdo contigo: hay un denominador común y es que en todas ellas, bien sea como ruptura o como reconciliación, se vive y se siente dentro de la familia. Y es verdad que es un tema que me importa mucho, no lo había refexionado de  esa manera… Y sí, es cierto, porque creo que los que somos de pueblo y tenemos una relación cercana, te das cuenta del valor y la importancia que tiene la familia… Bueno, a menos que sea una familia desarticulada y destrozada. Normalmente, cuando las familias se llevan bien, y en la mía es así, caes en la cuenta sobre todo cuando viajas y estás solo, ya sea en una gran ciudad o en otro sitio… Para mí sí es un tema que está ahí, que me parece importante y me interesa mucho.

: ¿Crees que los actores de tu película pueden llegar a pasar lo que les ocurre dentro de su rol de músicos que quieren salir de Cuba? Por ejemplo, en “Ciudad de Dios” uno los actores que interpretaba a un pequeño mafioso de las favelas ha muerto recientemente porque realmente era así, tal y como su papel…
En nuestro caso, ya uno de los actores está rodando aquí, con Maestranza Films. Pero es inevitable, cuando estás en Cuba, si quieres triunfar, si quieres tener comodidades, donde tienes que trabajar es en Europa. ¿Por qué? Pues porque en Cuba se hace poco cine y se paga muy mal. Le pasó a Jorge Perugorría y le pasa a todos.
La única diferencia es que estos actores trabajan aquí, ganan la plata y se van a Cuba, porque realmente donde quieren vivir es allí. No conozco ningún cubano que no quiera volver. Pero claro, todos queremos ganar dinero, y para ganarlo tienes que trabajar en Europa. Pero para vivir bien tienes que vivir en Cuba.

: Cambiemos de tercio. En cuanto a la versión teatral de “Solas”, ¿la has visto? ¿Qué te parece?
No, no la he visto. Lleva ya un mes y medio en cartel, pero aun no he tenido tiempo. Lo único que les dije a los que han hecho la obra, es que primero se olviden de Benito Zambrano y de la película, y que hagan una versión lo mejor que puedan y lo más interesante posible. Y que sea en beneficio del teatro. Pero en ese sentido tampoco tengo nada que decir…

: Para tu próximos proyectos se hablaba de una posible adaptación de “La voz dormida” de Dulce Chacón…
Sí, tengo los derechos de la novela por un tiempo y es un proyecto de futuro. No sé exactamente si inmediato o en uno un poco más lejano.

: También se hablaba del documental “La guerra de África”…
Ése es un proyecto que está ahí, pero que depende mucho de los productores… La verdad es que aun no he tenido tiempo para pensar, porque a principios de marzo terminamos de filmar la película, después el estreno, la promoción y no me ha dado tiempo para parar a pensarme qué hacer.

 

FREEK! te recomienda:

Nono Ayuso


Deja tu comentario


siete × = 35

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD