Grace Jones

Todo producto de consumo tiene una fecha de caducidad, o si no que se lo digan a Grace Jones… y es que aquel pelo, aquella actitud, aquel concepto, solo tenia cabida en los ochenta. Hoy por hoy nos queda de ella una imagen entre moderna y retro-art decó, un ejemplo de preconización de lo diferente y de lo grotesco como algo bello. Hoy, en pleno rescate de la estética techno-oscura de hace veinte años, nos acordamos de ella como ejemplo de algo moderno y cool. Chico y Chica se acuerdan de esta mujer pantera y la convierten en carnaza lésbica en su “Puntualísimo”.

Cuando Grace Mendoza, su verdadero nombre, nació en Spanishtown, pequeña localidad de Jamaica, hace unos cincuenta y pico años, le tocó en suerte ser la típica niña estresada y anulada por una familia muy patriarcal y metida en asuntos de religión y política. Cuando su familia se muda a Estados Unidos, a Grace le falta el tiempo para apuntarse a clases de expresión dramática y así poder escapar del ambiente familiar.

Poco después, y ya en Nueva York, es contratada por la renombrada Wilhemina Modeling Agency que la lanza en el mundo de la moda. Ya con el nombre de Grace Jones y, totalmente metida en su papel de modelo, vive a caballo entre París y Nueva York. La belleza amazónica de esta Grace veinteañera la convierte en una de las más cotizadas top models del momento, siendo portada de revistas como Vogue, Elle o Der Stern, además de convertirse en la modelo icono de Thierry Mugler.

“El estilo de vida de las modelos no tiene ningún tipo de responsabilidad adherida. Si no puedes desfilar, se te reemplaza, así de simple”

Sin embargo Grace ya está metida en otros proyectos que la atraen más: la de Grace es la primera actuación en directo que se programó en la mítica Studio 54, mientras que en París actúa en la inauguración del club Le Palace, donde se da cita lo más granado de la moda y las artes. A finales de 1976, desencantada con el mundo de la moda y animada por sus amigos, planea sacar su primer disco.

Sus primeros trabajos en la música resultan éxitos. Canciones como “I Need A Man” se convierten en himnos disco y Grace Jones es venerada por la comunidad gay moderna. En esta época de star music total conoce a Jean Paul Goude, que está fascinado por el Art Decó y que ve en Grace Jones a una Josephine Baker con un poco más de mala uva. Se enamoran de inmediato, se casan y hasta tienen un hijo, pero esto es lo de menos.

Jean Paul Goude es un hombre renacentista y multimedia y, en aquella época de los albores del videoclip, Grace llegó a sacar de su disco “Warm Leatherette” cuatro videos dirigidos por él. Goude es un artistazo avant gardeque con el tiempo se ha convertido, probablemente en el director de publicidad más chic de la historia, suyas fueron, por ejemplo, las campañas para Channel de “Egoiste” y de “Coco”, con una Vanesa Paradis enjaulada como un periquito, para siempre en la memoria colectiva.

Soy capaz de amar a más de una persona. Normalmente me gusta tener un amante mucho mayor y otro mucho más joven. Así ambos extremos están satisfechos”

Juntos crean la imagen de Grace Jones como bestia parda y tragacoches que ha llegado hasta nuestros días: rasgos agresivos, angulosos y masculinizados, desnudos arties e intimidatorios, futurismos mil y sombreros imposibles.

Aunque su primera aparición en el cine data de 1973 en “Gordon’s War“, sus dos grandes títulos en la gran pantalla se producen a mediados de los ochenta. En 1984 encarna a Zula en “Conan, el Destructor” de John Millius, junto a Arnold Schwarzenegger. En 1985 el éxito mundial le llega con el papel de May Day en “Panorama para Matar”, de la exitosa saga de James Bond y protagonizada por Roger Moore y Christopher Walken.

Ambos títulos y la publicación en 1985 del recopilatorio de grandes éxitos “Island Life” constituyen el momento culminante de su fama. A partir de ahí una decadencia de libro, que casi parece preparada: se separa de Goude, abofetea a presentadores de televisión en directo, participa en películas de Eddie Murphie, los ya clásicos e inevitables problemas con la cocaína y un juicio que la lleva a declararse insolvente en 1992.

En 1993 alcanza el número 1 de las listas de baile americanas con el single “Sex Drive”, pero esto más que relanzar su carrera sirve para que la Grace tenga una madurez digna, actuando en clubs periódicamente, presentando premios, haciendo cameos en pelis, colaborando con Tricky.. En fin, lo normal…

 

FREEK! te recomienda:

admin


Deja tu comentario


8 − = cinco

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD