Ron Jeremy. La sonrisa del porno

Ron Jeremy -Ron Hyatt, cuando declara a Hacienda- es a sus 51 años, la cara amable, veterana y legendaria de una industria repleta de agujeros negros y zonas oscuras. Desde su debut, a finales de los 70, ha visto como  las modas y las costumbres cambian, pero se ha mantenido siempre en primer plano pese a ser un tipo de lo más normal. O quizás, justo por eso.

 

: ¿Qué te parece el Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona? ¿Hay algo así en Estados Unidos?
Me encanta venir a Europa a festivales, porque es muy divertido. En Australia, en Inglaterra y en Estados Unidos, las chicas no pueden enseñar las tetas. En Francia, Alemania, Italia y España se permiten los desnudos integrales e incluso se pueden mostrar consoladores y jugar con ellos o hacer felaciones. Así es como debiera ser en todas partes.

: Te llaman el “Erizo”…
Me lo puso Bill Margold (actor y director porno), hace 25 años. Yo tenía algo de pelo en la espalda. Recuerdo que iba en moto y era de madrugada, estaba helado, tenía carámbanos por todo el cuerpo. Y me metió en la ducha de una chica muy mona, lo hicimos y cuando salí, dijeron: “Mirad, es como un pequeño erizo”.

: ¿Crees que un tipo como tú podría convertirse en una estrella del porno hoy en día?
No, estoy gordo. Si alguien de mi edad, tan peludo, empezase ahora no conseguiría un papel porque hay muchos jóvenes que están actuando y, con tanta Viagra, todos pueden hacerlo. Yo no tomo nada para trabajar.

: Pero si fueras como cuando empezaste…
Al comienzo de mi carrera estaba delgado, salía en Playgirl, y entrenaba en el gimnasio. Ahora entreno en los buffets: “¿Vas a comer eso?”, “Voy a probar esto”, “Me como eso si no lo quieres”… También me ejercito con el zapping. Aun tengo trabajo porque soy Ron Jeremy, la gente me quiere y me ponen en las pelis. Pero si no fuera conocido no conseguiría ningún papel. Escogerían a Roberto Malone o a cualquier novato.

“Al comienzo de mi carrera estaba delgado, salía en Playgirl, y entrenaba en el gimnasio. Ahora entreno en los buffets”

: La moda en el porno son los chicos totalmente depilados. ¿Crees que esa tendencia cambiará algún día?
Lo más importante antes en el porno era conseguir mantener la erección. Ser muy guapo no era tan importante, por eso veías pocos actores que superaran los 30 años. Ahora por culpa de la Viagra eso ya no importa y hay muchas caras nuevas.

: ¿El pelo ayuda o molesta?
Yo me depilo en algunas zonas para las películas. La naturaleza es realmente estúpida, con el paso del tiempo pierdes pelo en la cabeza y lo ganas en el resto de partes de tu cuerpo: en la nariz, en las orejas, en la espalda…

: Tu historia en el cine X comienza con unas fotos que envió tu novia de entonces a la revista Playgirl. ¿Qué recuerdas de aquel momento? Tu vida cambió radicalmente.
Era profesor en un colegio durante la semana y camarero en mis días libres. Pero siempre quise ser actor. Dejé de dar clase y me dediqué al teatro. Me estaba muriendo de hambre. En el teatro apenas hay dinero y todos quieren actuar. Veía cientos de actores para el mismo papel. Y yo pensaba que iba a ser imposible conseguir un puesto. Mi chica envió una foto a la Playgirl y a la gente le gustó. De pronto me daban papeles en teatro porque había salido en la revista. Así que cuando me preguntaron si quería hacer una porno, acepté. No quería pasarme la vida recogiendo mesas o conduciendo un taxi. No podía volver a dar clase porque no me dejaba tiempo para actuar. Así que hice porno, luego un poco más de porno, y más y más.

: Has intervenido en un montón de películas.
He actuado en unas 1.800 para adultos, 66 convencionales, y alrededor de 40 vídeos musicales. Muchos de los largometrajes en los que he participado son de terror. También fui consultado para “Boogie Nights” y “Nueve Semanas y Media” y aparecí en “Killing Zoe”, “Orgazmo”… Un montón de películas en papeles secundarios. Además también estaba en “Ronin”, pero cortaron mis escenas, aunque salgo en los créditos como Ron Hyatt.

“He actuado en unas 1.800 para adultos, 66 convencionales, y alrededor de 40 vídeos musicales”

: Y también en “Jesucristo Superstar”…
Sí, en el musical, no en la película.

: ¿Crees que una versión porno de “Orgazmo” (comedia dirigida por los creadores de “South Park”) tendría éxito?
Sí, esta peli sería genial en plan hardcore. Muchas cintas convencionales podrían hacerse en versión porno. “Orgazmo” sería perfecta porque tiene muchas escenas de cama que no se muestran. También “Las Amistades Peligrosas”; es toda la peli sobre sexo, sería un peliculón porno. E “Instinto Básico”, “Eyes Wide Shut” y muchas más.

: Cuando tú empezabas había más argumentos en el porno. Ahora parece que empieza a recuperarse ese estilo a pequeña escala.
Sí, en mis tiempos las películas tenían historias. Cuando llegó el vídeo se dejaron de hacer películas porque salía mucho más barato rodar directamente para ese soporte. Así que no hay buenas historias, si no se apoyan las películas, si cuando los tíos las ven pasan las escenas en las que están hablando. Algunas compañías aún ruedan películas, pero no es lo habitual.

: En tu familia son todos profesores, médicos, abogados, gente con muchos estudios y tú también eras un buen estudiante. ¿Qué les pareció que te dedicases al cine X?
A mi hermano y a mi abuela les costó aceptarlo. A mis padres les pareció bien. Lo entendieron. Mi madre le decía a mi padre: “Nuestro Ronnie baila a un ritmo diferente”.

: Además eres judío.
Sí, pero eso no es un problema. Mi religión es muy liberal. Supongo que los católicos, los cristianos, los musulmanes tendrían mayores problemas. Para los judíos no hay problemas con el sexo.

: Pero en tu país hay mucha censura y fanáticos religiosos. Como George W. Bush.
Si George Bush follara más, habría menos guerras y menos violencia. Cuando alguien odia el porno suele ser porque es demasiado religioso. El sexo ayuda a relajarse y a no ser tan violento. Por eso los boxeadores nunca lo hacen antes de un combate.

“Si George Bush follara más, habría menos guerras y menos violencia”

: Se dice que puedes autofelarte. ¿Eso no es pecado?
No, es el preámbulo del pecado. Es broma. Como no suelo usar gomas, a saber dónde ha estado mi pene, así que le he dado un número de teléfono falso y no me llamo nunca… Jejeje… Lo he hecho un par de veces para alguna peli, sólo por las risas. Hay gente que cree que eso es muy guay… pero si lo piensas te darás cuenta de que no mola.

: Hay groupies en el porno. ¿Se te acercan chicas que quieren triunfar en el cine para hacerte demostraciones?
Ya me gustaría, me encantaría. Si eres como Brad Pitt o Tom Cruise eso pasa más veces. Pero, bueno, sí que ocurre… Entonces vamos a un lugar privado y yo le enseño lo mío y ellas me enseñan las tetas. A veces no se pasa de ahí, otras veces la cosa se pone divertida.

: Trabajaste con Traci Lords. Era menor de edad, ¿crees que alguien lo sabía?
No, nadie lo sabía. Nadie se arriesgaría habiendo tantas chicas guapas que quieren participar y tienen la edad. Sólo tienes que ver a tu alrededor, todas estas mujeres estupendas querrían tener un papel. Pensábamos que tenía unos veinte años, que era lo que ponía en su carnet de identidad falso. Nadie se jugaría ir a la cárcel por eso.

: Tú has estado en la cárcel.
Sí, las leyes en Estados Unidos eran muy retrógradas. Hacer porno estaba considerado al mismo nivel que la prostitución. Los comienzos de esta industria fueron muy difíciles. He estado dos veces entre rejas.

“Los comienzos de esta industria fueron muy difíciles. He estado dos veces entre rejas”

: Más polémicas: dirigiste a John Wayne Bobbit, el famoso marido de Lorena Bobbit (icono feminista desde que le cortó el pene a su esposo y lo tiró por la ventana. El título de la película, “Uncut”, tiene guasa).
Fue una locura, ese chico no podía actuar, ni podía follar –eso explica la acción de Lorena-. Tenía síndrome de déficit de atención: memorizaba una frase, luego la siguiente y, entonces se le olvidaba la primera frase. Fue una tortura.

: También dirigiste a Divine Brown, la chica a la que pillaron revisándole los bajos a Hugh Grant en el coche.
Sí, la dirigí en su debut cinematográfico. Y además tenía escenas con ella. Fue muy divertido, “Sunset in Divine”. Fue guay, no tanto como si fuera con Elizabeth Hurley pero bueno, estuvo bien.

: Además de a Liz Hurley, ¿a qué personaje famoso te gustaría dirigir? (Este entrevista está llena de eufemismos)
(Se lo piensa un rato, como si fuera la primera vez que le hacen la pregunta) Me gustaría actuar con Michelle Pfeiffer y con Britney Spears.

: ¿Por qué los actores porno no usáis condones?
Algunas compañías lo hacen pero el público no quiere verlo. Cuando ruedas, o lo haces para todos los países igual, o para ninguno. A los americanos no les importa, a los franceses les parece bien, los italianos y los alemanes no quieren ver preservativos, España está un poco en medio. En Estados Unidos hay compañías que usan condones en sus películas softcore y tienen su público, pero en el hardcore es más complicado. Nadie quiere admitirlo pero el público no quiere ver gomitas.

: Decías que has salido en vídeos musicales. Incluso en uno de Mercury Rev.
Sí, salía en una de sus hits, “Something for Joey” –del disco “Boces”-. Yo hacía de astronauta. También he salido en vídeos de Guns’n’Roses, Kid Rock, dos veces, Moby, Sublime, Tommy Lee…

: Estás reconocido como una de las grandes estrellas del porno y fuiste nombrado el mejor actor porno de todos los tiempos. ¿Te queda algún reto?
Sí, hacer mucho más cine comercial. He salido en series, shows televisivos, he tenido grandes papeles en films indies, y pequeños papeles en grandes películas. Lo que quiero hacer es un protagonista en una gran producción. Yo soy actor, puedo actuar y quiero un papel con muchos diálogos, en una película importante.

: Hace un par de años se presentó un documental sobre tu vida: “Ron Jeremy. The Legend Of A PornStar”.
Fue genial, mi padre sale en el documental. Después de películas como “Boogie Nights”, como historias como la de John Holmes repletas de drogas, líos, traiciones y asesinatos, quería presentar mi historia. La de una persona normal, con la que cualquiera puede identificarse, sin malos rollos. Porque casos como los de John Holmes no son lo habitual, sino la excepción.

: ¿Qué crees que pasará con el porno? ¿Cuál es el futuro?
Más ideas, más directo, más tecnología, más posibilidades. El futuro del porno es enorme. Te pondrás un traje con sensores y se proyectará un holograma con la cara de la chica con la que lo quieras hacer, Jenna Jameson o la que sea, y dirá: “Eh, ¿qué tal, guapo? Dame esa gran polla”.

: Y entonces, ¿a quién escogerás tú? ¿Quién ha sido tu mejor compañera en las escenas de sexo?
Eh, ¿cómo te llamas? –le pregunta a Natalia Kim, responsable de prensa de IFG, la compañía que lo trajo al Festival de Barcelona-. ¿Natalia? Sí, ella sería mi preferida. En la vida real, diría Tabitha Stevens.

En este momento, el cansado Jeremy, al que le cuesta mantenerse despierto tras el largo viaje hasta Barcelona, protesta por algo que ha encontrado en el fondo de su Coca-Cola. Hora de dejar la sala de prensa, salir a pasear por la zona de invitados y fotografiarlo entre chicas que gastan poco en ropa. Se cruza con Rocco Sifredi y bromea sobre el tamaño del miembro del italiano, como si fuera minúsculo. Si al final lo de apodarlo “Erizo” va a ser por su humor punzante.

Vestidos y famosos

 

El carismático Jeremy no sólo cuenta con amigos que hayan protagonizado orgías -delante de las cámaras, se entiende- sino que con el paso de los años su popularidad ha ido creciendo en los Estados Unidos y más allá de sus seguras fronteras. El mejor actor porno de todos los tiempos pasa temporadas en su Nueva York natal, aunque vive habitualmente en Hollywood. “Si sigues la ceremonia de entrega de los Oscars, se puede ver mi casa, está justo al lado”. Una historia de estrella del celuloide pese a que sus mejores papeles han sido en películas alejadas de las grandes salas.

Pero la vida en la fábrica de sueños también tiene sus inconvenientes. Las fiestas constantes se convierten en un compromiso carente de diversión. Jeremy tiene sus propias normas para permanecer en un sarao: “Tienen que cumplirse alguna de estas condiciones para no largarme: buena comida, diversión y buena música, famosos a quienes quiera conocer, alguien que me pueda ayudar a conseguir un papel y chicas con las que me quiera enrollar”. ¿Y si no se cumplen estos criterios? “Me invento una excusa, como que tengo que ir a acostar a los niños, aunque la gente sabe que no tengo hijos”.

En su web (www.ronjeremy.com) se pueden ver sus fotos con algunos de los actores, músicos y personalidades del mundo del espectáculo con las que se ha cruzado en su dilatada (¿se puede decir eso en esta revista?) carrera. Willem Dafoe, con el que actuó en “Boondock Saints” (“Los elegidos”), Shaquille O’Neal, Jim Carrey, Axl Rose, Matt LeBlanc (Joey en “Friends”), John Entwistle (The Who), Billy Corgan, Samuel L. Jackson y la mejor vigilante de la playa, Yasmine Bleeth, son algunos de los retratados junto a nuestro bigotudo erizo. Muchos de sus amigos son músicos, ha salido en numerosos videoclips, sobre todo con grupos de rock duro y, él mismo tuvo un gran éxito con el single “Freak of the Week” junto a DJ Polo, un tema de rap que estuvo 27 semanas en la lista Billboard. La cara b, “Suzy Rose”, se la compuso el mismísimo Ice-T.

Al repasar la inabarcable carrera de Ron Jeremy se le puede aplicar el calificativo de hombre renacentista, un auténtico Leonardo Da Vinci, que domina varias facetas artísticas. Y si dudan, observen como maneja su gran pincel.

 

FREEK! te recomienda:

Fernando Campelo


Deja tu comentario


dos − 1 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD